Agredieron a Amaya en un acto: “que me llamen traidor no me molesta; me pone mal que insulten a mi madre”

Noticias en Tucuman

Fue en Concepción. En el escenario estaban el gobernador Juan Manzur y el vice, Osvaldo Jaldo.

En Tucumán, el termómetro electoral comienza a marcar temperaturas elevadas y cada acto institucional sirva ya de escenario para que se expongan las diferencias políticas.

Hoy se realizó en Concepción la entrega de 110 casas a beneficiarios locales, en el que estuvieron presentes el gobernador Juan Manzur; el secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya; el vicegobernador Osvaldo Jaldo; el intendente de ese municipio, Roberto Sánchez; entre otros funcionarios nacionales y provinciales. En ese acto, el ex intendente de la capital y actual funcionario de Cambiemos pasó un mal momento.

Mientras hablaba, el peronista disidente recibió insultos y cuestionamientos desde un sector del público. “Que me llamen traidor o me critiquen no me molesta, porque tengo muy en claro cuál es la tradición (por las rivalidades). Pero sí me pone mal cuando te insultan a la madre. Podés pensar distinto, pero ya cuando insultan, es otra cosa”.

El funcionario nacional contó que recibió insultos por parte de un grupo que avivaba al oficialismo provincial y reprochó que esto se haya dado en un acto no político.

El secretario nacional respondió que “en democracia hay libertad y cada uno tiene la posibilidad de vivar a quien lo represente, siempre en el marco de la coherencia y el respeto y sin agresiones”.

Ante la consulta sobre si le preocupa que haya una escalada de enfrentamientos políticos en medio de las campañas electorales de este año, Amaya afirmó que si se profundiza un clima de enfrentamiento “será responsabilidad de los políticos, de quién conduzca un partido político”. “He sido 12 años intendente y he transmitido los mismos conceptos a quienes me acompañaron”, enfatizó.

“Lamentablemente, a Tucumán, mi provincia que quiero y amo, la veo cada vez más deteriorada, en educación, salud, inseguridad, el crecimiento de la droga, el desempleo. Es triste ver a una provincia que en vez de crecer hace como el cangrejo, camina hacia atrás, y que la clase política se valga de las condiciones de necesidad, para obligar a la gente a ir a tal o cual acto político o institucional”, enfatizó.

Por su parte, el intendente Roberto Sánchez cuestionó también la organización del acto oficial, que habría estado a cargo del Poder Ejecutivo (PE). “Hubo gente de otros lugares, no de Concepción. Llegaron en colectivos desde Alberdi, Aguilares y Monteros. Hubo gente que no dejó hablar a Domingo Amaya”, criticó el también candidato a diputado por la lista de la oposición provincial.

En esa línea, Amaya apuntó: “si en el oficialismo creen que llevando gente a insultar no participaremos más en una inauguración de obras de la Nación, están equivocados”.

Deja tu Comentario:

comentarios: