Buscan cuidar a víctimas de violencia y delitos sexuales

Noticias en Tucuman

El proceso fue largo y arduo. Una tarea que exigió crear un grupo de trabajo con funcionarios de los poderes Ejecutivo y Judicial, conciliar criterios, enunciar conclusiones y escribir. El resultado de ese esfuerzo tiene un nombre larguísimo: “Protocolo interinstitucional para la atención de niños, niñas y adolescentes víctimas o testigos de abuso sexual infantil o violencia”. Pero lo que importa no es el título sino que, donde antes no había nada, desde este año existe una guía interna que procura mejorar la atención, reducir la victimización, y garantizar los derechos y libertades de los chicos.

El protocolo, que será implementado como experiencia piloto, presenta reglas prácticas para dependencias de la Justicia (fiscalías; juzgados de Instrucción y de Familia; defensorías, Oficina de Violencia Doméstica…) y del PE (Policía; escuelas; hospitales; centros de atención primaria de la salud -caps-; Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia…). En mayor o menor medida, todas esas oficinas públicas están llamadas a desempeñar un papel clave en la detección, tratamiento, investigación y castigo de la violencia y el abuso.

La guía fue presentada el lunes pasado en el Poder Judicial. Claudia Sbdar, la vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán que coordinó el trabajo, dice en el prólogo que lo primero que llamó su atención, allá por 2008, fue que la Cámara Gesell (mecanismo que permite observar -mediante un vidrio o espejo de visión unilateral- y filmar la declaración de los chicos) estuviese ubicada junto a los calabozos en la sede del Fuero Penal. “La protección de los derechos y el acceso a la justicia de los niños y adolescentes víctimas de delitos sexuales demandaba, entre muchas otras cosas, de un espacio físico adecuado (para la indagatoria). La Cámara Gesell fue reubicada y, seguidamente, se abrió un proceso de reflexión sobre cuestiones del procedimiento, respecto de las cuales cual había múltiples inquietudes”, relata la vocal.

Coordinar la reacción
Representantes de los ministerios de Salud, Educación, Desarrollo Social y Seguridad Ciudadana se sumaron luego a la propuesta de revisar y reformular el abordaje de los casos de delitos sexuales y violencia que involucran a chicos.

Más o menos a partir de 2011, el proceso en marcha recibió el apoyo técnico de Unicef (donó equipos de Cámara Gesell para los centros judiciales de Concepción y de Monteros) y de la Asociación por los Derechos Civiles. En febrero del año pasado, ambas instituciones organizaron un curso para psicólogos forenses tucumanos a cargo del especialista británico Tony Butler. En diálogo con LA GACETA, el ex jefe de Policía de Gloucestershire afirmó: “hay que alentar a los chicos a que denuncien los abusos y coordinar la reacción estatal. La experiencia nos enseña que el niño que repite muchas veces su historia tiene mayores probabilidades de confundirse o de mezclar su relato con el de sus familiares”.

El protocolo de 40 páginas elaborado por el PE y la Justicia consta de un apartado general que establece directivas mínimas para todos los sectores (ver pautas de la columna de la derecha). A continuación, desarrolla reglas específicas para los diferentes actores.

Especialmente detallados son los capítulos dedicados a la entrevista de declaración testimonial y al examen médico legal de la víctima. Respecto de este último acto, el protocolo dispone que, salvo oposición del niño o adolescente, el representante legal podrá presenciar la revisación. Además, prescribe que la ejecución del examen o del registro fotográfico de las lesiones requiere del consentimiento del representante legal y el asentimiento del menor. Y añade: “se deberá informar a la víctima en qué consiste el examen médico, en especial, la exploración genitoanal”.

Diferencias en la Corte
– La presentación.- El lunes de la semana pasada, autoridades del Poder Judicial y del Poder Ejecutivo se reunieron en el Palacio de Tribunales para presentar el Protocolo interinstitucional para la atención de niños, niñas y adolescentes víctimas o testigos de abuso sexual infantil o violencia. Claudia Sbdar, vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán (CSJT) , había coordinado la tarea de elaboración de esa guía interna. En aquel acto, en el que se encontraban los ministros de Seguridad, Jorge Gassenbauer; y de Salud, Pablo Yedlin, se leyó una nota del vocal del alto tribunal, Antonio Gandur, que cuestionó con dureza algunos aspectos del protocolo.

– Las críticas.- Ante un público sorprendido, se leyó el planteo de Gandur -al que luego adhirió el titular de la CSJT, Antonio Estofán (ninguno de los dos jueces fue al acto)-. Entre otras críticas, el ex presidente del alto tribunal dijo que el protocolo no había sido debatido por todos los integrantes de la Corte, y que este no considerara la participación del Defensor de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Luego, el vocal Gandur pidió que el procedimiento sea revisado y replanteado.

– La réplica.- La jueza Sbdar respondió a Gandur y a Estofán mediante una nueva nota que dirigió a este último, en la que negó que el protocolo no haya sido debatido por los integrantes del alto tribunal. Además, la magistrada aseguró que el texto había sido elevado a la CSJT en febrero. “Integró el punto cinco del temario de la única reunión de la Corte que mantuvimos hasta el momento”, planteó.

Pautas frente a un abuso sexual infantil
Deberá informarse en un plazo de 24 horas a la fiscalía de instrucción de turno. La noticia puede ser recibida por primera vez en los siguientes organismos: comisaría u otra dependencia policial; hospital o caps; establecimiento educativo; Oficina de Violencia Doméstica; defensoría de menores y fiscalía de Instrucción.

Preguntas
En todo momento se resguardará al niño, niña o adolescente de interrogatorios sobre los hechos y se evitará el contacto con personas ajenas al ámbito estatal que atiende a la víctima.

Exámen médico legal
El examen médico debe ser único y siempre voluntario. En casos de abuso sexual reciente, donde la víctima ingrese a un hospital o caps, y sea necesaria la asistencia y atención médica urgente, se priorizará en todo momento el resguardo de la salud de víctima, en cuyo caso es imprescindible que el personal médico preserve los medios utilizados durante la asistencia en sobres de papel madera (gasas, algodones, hisopos, etc.), que serán puestos a disposición de la Dirección de Medicina Legal de la Policía Científica.

Caso de extrema vulnerabilidad
La situación será comunicada a la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia para la aplicación de medidas de protección y asistencia.

Prevención
Desde el abordaje inicial, la fiscalía de Instrucción evaluará el riesgo de que la víctima pueda volver a ser abusada. Se deben tomar las medidas necesarias que cooperen en su seguridad y bienestar, conjuntamente con la defensoría, el juzgado de Familia y el de Instrucción, antes de que el niño, niña o adolescente regrese a su casa. Si el retorno a su domicilio no fuese seguro, deberán procurarse alternativas de alojamiento en un hogar con adecuadas condiciones.

Declaración
La víctima prestará declaración testimonial, en lo posible, dentro de los siete días siguientes a la toma de conocimiento del hecho por parte de la fiscalía de instrucción.

Deja tu Comentario:

comentarios: