Comer mocos podria salvarte la vida

Noticias en Tucuman

Desde niños alguna vez alguien comió sus propios mocos, acción que es espontanea en muchos niños, exactamente esto fue lo que llamo la atención de el profesor de bioquímica de la Universidad de SaskatChewan en saskatoon, “Al consumir estos patógenos mucosos, le estamos enseñando a nuestro sistema inmunológico el ambiente directo en el que nos encontramos, estimulándolo a desarrollar protección contra lo que encuentre en la mucosa”.

El profesor señalo, “Los mocos tienen sabor dulce, y es algo que es para tener en cuenta, la sabia naturaleza nos está indicando que debemos consumirlos para enseñarle a el sistema inmunológico como defenderse en el continuo ataque de las infecciones, enfermedades” también comento, “Tengo dos hermosas hijas, las cuales permanecen espontáneamente comiendo sus mocos, ¿acaso estamos destinados por la naturaleza a consumir nuestros mocos?”.

El profesor dijo que su hipótesis también encaja en otras teorías que examinan la relación entre las mejoras de la higiene personal que a su vez lleva a las personas a un aumento en alergias y trastornos de inmunodeficiencia. Desde una perspectiva evolutiva, hemos evolucionado en condiciones muy sucias y tal vez el deseo de mantener nuestro ambiente y nuestros comportamientos en una total limpieza, no es muy beneficioso que digamos, pues nuestro cuerpo simplemente no estará protegido a las amenazas, ya que jamás ha luchado con ellas, cosa que puede ‘tomar por sorpresa’ el sistema de el cuerpo y colapsarlo, Napper aseguro también: “Confieso de ahora en adelante comeré un moco cada mañana”.

¿Aún no entiendes por qué son beneficiosos los mocos?

Vamos a ver cómo funciona nuestro sistema inmunológico, el sistema de defensa de nuestro cuerpo es como un batallón encargado de proteger una ciudad, vamos a imaginar que este batallón ha peleado contra cualquier tipo de delincuentes, criminales y de más, las constantes peleas convierten a ese batallón en experimentado, disponibles para cualquier batalla pues ya han vivido muchas batallas. En cambio, imaginemos un batallón en donde jamás han tenido que lidiar guerras grandes, sino que simplemente se la pasan peleando contra pequeños delincuentes y no grandes y estrategas, ¿Qué ocurre si a el segundo batallón le toca una grande guerra? Simple: no está preparada como sí lo está la primera que desde siempre ha luchado. Pues bueno lo que asegura el profesor Napper es que al consumir mocos estamos entrenando ese ejército a pelear contra las grandes guerras, los mocos contienen muchas bacterias, suciedad, controlada la cual NO nos hará daño pero si lleva información a nuestro cuerpo sobre las amenazas cercanas, enseñándolo y protegiéndolo de una manera 70% mejor. Bueno yo comeré mocos, ahora miremos a esta señora que simplemente está entrenando a su sistema inmunológico.

Deja tu Comentario:

comentarios: