Economia Creativa: ¿Una opción de desarrollo factible?

Noticias en Tucuman

Antiguas paradojas siguen desafiando a la sociedad contemporánea del tercer milenio. Las desigualdades sociales y los desequilibrios económicos permanecen siendo retos visibles del mundo globalizado, pese a los avances tecnológicos que caracterizó el crecimiento de la economía mundial en los últimos años. Parece claro que el mundo tiene que adaptarse a nuevas circunstancias, planteando los temas sobre cultura y tecnología en la corriente actual del pensamiento sobre el desarrollo. Se deben actualizar las estrategias de desarrollo para enfocar los cambios culturales, económicos, sociales y tecnológicos de gran alcance, que están transformando rápidamente nuestro mundo. Es necesario abrir modelos que estén estrictamente basados en la economía convencional, para reforzar la coherencia de las políticas al introducirse políticas conjuntas multiculturales y multidisciplinares. Es así que surgen nuevos términos como “Economía Creativa” ó “Industrias Creativas”.

1. ¿Qué significa la economía creativa?
Actualmente no hay ningún consenso en cuanto a una sola definición para “economía creativa”. Este término surgió en 2001 como título del libro de Howkins, en un primer intento de estudiar la relación entre la creatividad y la economía. Desde su punto de vista, se tuvieron en cuenta dos tipos de creatividad: uno está relacionado con nuestra satisfacción como individuos; el otro está más relacionado con la creación de un producto o servicio. El primero es una característica universal de la humanidad y se encuentra en todas las sociedades y culturas. El segundo es más fuerte en las sociedades industriales que valoran más la novedad, la ciencia y la innovación tecnológica, y en los derechos de propiedad intelectual (DPI). La originalidad significa crear algo desde la nada o trabajar sobre algo que ya existe.

La creatividad también se puede definir como el proceso por medio del cual las ideas se generan, conectan y transforman en cosas que se valoran. En resumen, la llamada “economía creativa” es un concepto amplio y en evolución, que está ganando terreno en el nuevo pensamiento económico. La economía creativa surge como un cambio de estrategias de desarrollo más convencionales enfocadas en determinantes de los términos de comercio con enfoque en las bienes de consumo primarios y fabricación industrial hacia un enfoque holístico multidisciplinario, manejando la interfaz entre la economía, la cultura y la tecnología, centrada en la predominancia de los productos y servicios con contenido creativo, valor cultural y objetivos de mercado. En este nuevo escenario, la interacción entre economía y cultura está reformulando y, así esperamos, incrementando las perspectivas de desarrollo en muchos países.

2. La dimensión del desarrollo
La economía creativa se basa en los activos creativos, generando potencialmente el crecimiento socioeconómico. Según la definición adoptada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), la economía creativa tiene el potencial de fomentar el crecimiento económico, la creación de empleos y ganancias de exportación y, a la vez, promover la inclusión social, la diversidad cultural y el desarrollo humano. Ya que la creatividad, y no el capital, es la fuerza motriz principal, la economía creativa parece ser una opción factible y una estrategia de desarrollo más orientada al resultado para los países en desarrollo.

dimension-de-desarrollo-de-la-ecocreativa

Este gráfico es un esquema de interacciones bastante complejas. Presenta una visión general de los principales conceptos encontrados en la dinámica de la economía creativa. Comienza por la dimensión de las políticas y su naturaleza multidisciplinaria, por las cuales, de manera ideal, deberían seguir las políticas públicas integradas, lado a lado, por medio de acciones interministeriales conjuntas. Los mecanismos institucionales deben ponerse en marcha, reconociendo las políticas tecnológicas, culturales, sociales, económicas que se sincronizan y se ofrecen apoyo mutuo. Para que las intervenciones gubernamentales sean efectivas, deben enfocar y promover la sinergia entre los instrumentos de políticas que incluyen los ministerios de las finanzas, trabajo, comercio, cultura, relaciones exteriores, tecnología y turismo.

Otro aspecto implícito en la dimensión de desarrollo es que la economía creativa está omnipresente en nuestra vida, ya sea en la educación y el trabajo o en los momentos de ocio y entretenimiento. La economía creativa de hoy también tiene un carácter atemporal; el ingrediente para alcanzar resultados expresivos es reunir una buena mezcla de medidas, asociando el conocimiento tradicional del pasado a las tecnologías del presente y a una visión hacia el futuro. Una característica adicional es la de que nuestros valores culturales, junto con la formación histórica y étnica innata de los individuos, son la esencia de la diversidad cultural, tan necesaria hoy para equilibrar la predominancia de la homogeneidad de gustos y estilos liderada por los medios de comunicación– específica de la era de la economía creativa – donde hay demasiado de lo mismo.

 

3. Las conexiones entre la economía creativa y las industrias creativas

Las industrias creativas tienen un amplio objetivo, manejando la interacción de los diversos subsectores, extendiéndose desde la artesanía tradicional, la literatura, las artes visuales y dramáticas hacia los campos más orientados a la tecnología y a los servicios, como el audiovisual, el diseño y los nuevos medios. La clasificación de la Unctad de las industrias creativas se divide en cuatro categorías amplias, a saber: patrimonio cultural, artes, medios y creaciones funcionales. Esas categorías se subdividen en ocho áreas, según se muestra en el esquema de abajo.

conectividad

4. ¿Las economías creativas lideran el crecimiento económico?
En los países más avanzados, las industrias creativas, luego, la economía creativa, están liderando el crecimiento económico, el empleo y el comercio. La economía creativa del Reino Unido es responsable de uno entre cinco empleos en Londres, contribuyendo con £11,4 mil millones de libras a la balanza comercial del Reino Unido, razón por la que el gobierno decidió convertir su capital en el centro creativo del mundo. Dinamarca es otro ejemplo notable, donde la economía creativa representó el 5,3% del PIB, proveyendo el 12% del número total de empleos y representando el 16% del total de exportaciones. Otro ejemplo es la capital holandesa, Ámsterdam, donde las industrias creativas emplean al 7% de su fuerza de trabajo, contribuyendo con el 4,5% del valor total agregado generado por la economía de Ámsterdam. Las llamadas “ciudades creativas” se están proliferando, sobre todo en Europa y en Norteamérica, como “ciudades de servicio de negocios creativos” para restaurar las áreas industriales más antiguas y revitalizar la economía, generando empleos creativos atractivos, principalmente en el campo de las artes, los nuevos medios y el entretenimiento para los jóvenes con talento, que generalmente están desempleados. Es interesante notar que, en ese caso, son los países desarrollados los que están usando la economía creativa como una estrategia de desarrollo. Pero, en el mundo en desarrollo, a pesar de las riquezas de su diversidad cultural y la abundancia de talentos creativos, el potencial de sus economías creativas todavía no se utiliza plenamente. Sin embargo, algunos países en desarrollo ya se están beneficiando del dinamismo de la economía creativa global y comenzaron a poner en marcha políticas personalizadas para incrementar sus industrias creativas. El diseño, el arte, la artesanía, las editoriales y los nuevos medios están entre sus productos creativos más competitivos y ubican a China al frente de los exportadores mundiales de productos creativos. La televisión mexicana y la industria de animación digital también ilustran bien los casos de éxito. Sin embargo, la gran mayoría de los países en desarrollo todavía no es capaz de explorar sus capacidades creativas para las necesidades de desarrollo.

A nivel internacional, las principales limitaciones están relacionadas con el acceso al mercado; prácticas de negocios no competitivas debido a la estructura oligopólica del mercado, sobre todo en el área del audiovisual y de los nuevos medios; concentración de los canales de marketing y redes de distribución en manos de unos pocos conglomerados importantes; acceso limitado a los fondos de acreedores nacionales, regionales y multilaterales para los sectores creativos; y, por fin, tecnologías obsoletas.

Es obvio que las tecnologías digitales y la Internet provocaron un profundo impacto en la producción global, la distribución y el consumo de música y otros audiovisuales. En 2005 la Federación Internacional de las Industrias Fonográficas relató que las ventas digitales de música alcanzaron un nuevo récord de más de mil millones de dólares, ya que 420 millones de unidades de música se descargaron por Internet y teléfonos digitales. A lo que parece, ese crecimiento impresionante en la venta local de música se desplegó hacia todas las regiones. Pero, es importante notar que la mayor parte de las ventas de música no se comercializa internacionalmente, sino que en gran parte se produce y consume a nivel local en los mercados domésticos. Sin embargo, está claro que la industria de la música tiene que reinventarse para lograr hacer frente a esos nuevos retos.

5. Las Industrias creativas: un nuevo sector dinámico en el comercio mundial
Se espera que esa rápida expansión siga en los años venideros. En ese contexto, las industrias creativas son un catalizador de las ganancias del comercio y abren nuevas oportunidades para que muchos países en desarrollo avancen rápidamente, convirtiéndose en sectores de gran crecimiento e incrementen su participación de mercado en el comercio mundial.

Está claro que la mayor parte de los ingresos creativos/artísticos se originan en los derechos de autor, licencias, marketing y distribución. Lamentablemente, en muchos casos, todos esos ingresos, que suman miles de millones de dólares se recaudan en el exterior en lugar de traer retorno al balance de pagos del país natal de los artistas.
El gráfico de abajo muestra la participación de los grupos económicos en la estructura comercial de exportación de los productos creativos (sin servicios) en los mercados globales.

exportacion

Sin duda, algunos países en desarrollo ya están haciendo revisiones que tienen en cuenta las características prominentes de la economía creativa. Se nos ocurre el impresionante éxito de la industria cinematográfica de India. Entre más de 3.500 películas producidas en el mundo al año, India produce un promedio de 850 películas, empleando a más de cinco millones de personas. India es el mayor productor cinematográfico del mundo.

Los países desarrollados ejercen un fuerte dominio en la exportación de música y audiovisual, siendo los responsables de cerca del 90% del mercado mundial. Mientras que para los países en desarrollo la artesanía corresponde al 60% del total de las exportaciones, seguida del diseño con 47%. El siguiente gráfico revela la estructura de las exportaciones de las industrias creativas por productos (sólo bienes. No se incluyen los servicios, debido a la falta de disponibilidad de datos universales).

estructura-de-exportacic3b3n-de-industrias-creativas

 

Para terminar, en base a esta visión general, al contestar a la pregunta planteada por este artículo, se puede decir que aunque no sea una panacea, la economía creativa puede ser una opción factible para la promoción del desarrollo humano sostenible, al mejorar la calidad de vida de las personas no sólo por medio del crecimiento socioeconómico, sino también por medio de la cultura y de la educación. Eso requiere una armonización de las iniciativas anticipatorias de parte de los creadores, artistas y de la comunidad de negocios, además de respuestas innovadoras de políticas de parte de los gobiernos. No existe una sola receta adecuada, sino algunas opciones estratégicas que requieren políticas públicas conjuntas, teniendo en cuenta las necesidades especiales de los países en desarrollo y la identidad cultural de cada país de manera individual.

Resumen del árticulo de Edna dos Santos-Duisenberg*, elaborado por el equipo VEAC. (Libro: Economía Creativa como estrategia de desarrollo: Una visión de los países en desarrollo)

* La autora es Jefa del Programa de Economía e Industrias Creativas de la UNCTAD.

Tambien te invitamos a visita el sitio www.economiacreativa.com.ar

Deja tu Comentario:

comentarios: