El cine argentino tendrá casa propia desde el domingo

Noticias en Tucuman

Primero son los personajes de “Frozen”; después, las hadas de “Tinker Bell”. Los tráilers repiquetean sobre la pantalla en un óptimo 3D. El sonido (7.1, sistema surround) está a la altura. El período de pruebas llega a su fin y es tiempo de darle alas al Espacio Incaa Tucumán en la sala Caviglia. La inauguración, tantas veces prometida y tantas veces postergada, se realizará el domingo.

Montar el cine insumió una inversión de dos millones y medio de pesos. Los fondos salieron del Programa de Digitalización de Salas del Incaa e incluyeron la compra de un equipo NEC 1200, con el correspondiente lente que habilita la proyección en tres dimensiones. El formato DCP en el que se reciben las películas es el mismo empleado por las salas comerciales. Si de calidad se trata, el Espacio Tucumán aspira a competir de igual a igual.

La cuestión es, ¿por qué se demoró tanto el proyecto? Desde lo técnico, el Espacio está listo desde noviembre pasado. Previamente, el Ente de Cultura había refaccionado la Caviglia, cuya estructura no se tocaba desde los lejaños años de la inauguración. Los retrasos se justificaron desde las trabas burocráticas: reglamentos de seguridad, autorizaciones municipales, cuestiones impositivas. Documentación que fue presentándose de ventanilla en ventanilla. A eso hay que añadir lo farrogoso de los trámites que requiere la liberación de las importaciones, por caso de los equipos para el cine.

Desde que se decidió instalar el Espacio Incaa en la Caviglia nació un debate con los cuerpos estables, cuyos integrantes sintieron que estaban invadiendo su lugar de trabajo. Finalmente, se acordó programar películas los domingos (a las 20 y 22), lunes (18, 20 y 22) y martes (22). Habrá más funciones siempre y cuando el teatro y la danza no utilicen el teatro.

En el Espacio no sólo se verán producciones argentinas. Llegarán películas del resto de América Latina, de España y de Portugal. También, claro está, las iniciativas de los realizadores tucumanos -ficción y documentales-. Las entradas costarán $ 20, con una rebaja a la mitad para estudiantes y jubilados.

Primera gran cita

Desde el domingo el público podrá ir amigándose con el Espacio Incaa, de modo tal que la décima edición del Festival Gerardo Vallejo encuentre visitantes frecuentes en la sala que le servirá de hogar. La muestra se desarrollará entre el 8 y el 20 de junio, adelantada respecto de años anteriores a causa del cronograma electoral que obligó a mover las programaciones.

Serán 15 las películas que pugnarán por los $ 50.000 de premio. A la competencia oficial se añadirá un concurso de cortos auspiciado por el Incaa, en adhesión a los 10 años del festival, cuyo ganador se adjudicará $ 5.000 y la satisfacción de ver su trabajo emitido por Incaa TV.

Por estos días los programadores de la Dirección de Medios Audiovisuales están abocados a la selección de los 15 filmes que irán por el premio mayor. El jurado de la muestra contará con una impronta netamente femenina, ya que lo conformarán Cecilia Barrionuevo (programadora del Festival de Mar del Plata), Cynthia Sabat (crítica cinematográfica), Lucía van Gelderen (de la empresa HD Argentina) y Cecilia Salim (productora de “Los dueños”).

Entre las tradicionales actividades paralelas se anuncia una función de “Aballay” en Amaicha del Valle y con la presencia de su protagonista, Pablo Cedrón. También está la idea de proyectar en la plaza Independencia de “Francisco de Buenos Aires”, película sobre el Papa que dirigió Miguel Rodríguez Arias.

En cuanto a las realizaciones tucumanas, se verán cuatro trabajos hechos para TDA: “Érase una vez en el norte” (de Franco Lescano), “Centellatricibibliomóvil” (de Álvaro Medina), “El sueño de Manuel” (de Diego Heluani) y “Tres regresos” (de Timmy Aciar).

Deja tu Comentario:

comentarios: