El jefe del Ejército denunció una campaña para “perjudicar al gobierno”

Noticias en Tucuman

El jefe del Ejército, César Milani, se presentó espontáneamente ante el Juzgado Federal de Tucumán, a cargo del juez Daniel Bejas, para negar las acusaciones que lo vinculan con la represión ilegal durante la última dictadura y denunció una “campaña de desprestigio” para perjudicar al gobierno.

De la misma manera que ya lo había hecho ante los tribunales de La Rioja, Milani se presentó ante el juez tucumano tras ser autorizado por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, y negó “absolutamente los presuntos hechos que se le atribuyen”, informó el Ejército en un comunicado.

“Tras haber sido autorizado por el ministro de Defensa, el jefe del Estado Mayor General del Ejército General de División Cesar Milani se presentó espontáneamente ante el Juzgado Federal de Tucumán Número 1 con la finalidad de ponerse a su total disposición negando absolutamente los presuntos hechos que se le atribuyen a través de algunos medios de comunicación”, precisó el texto oficial.

De esta forma, Milani se puso “a disposición” de las causas en las que se investiga la desaparición del soldado Alberto Ledo en 1976 durante el trágico Operativo Independencia que se desarrolló en Tucumán y en la detención ilegal de Alfredo Olivera en La Rioja en 1977.

“He venido a hacer una presentación para negar todos y cada uno de los hechos que algunos medios de comunicación en forma malintencionada y montando una campaña de desprestigio y difamatoria para perjudicar mi trayectoria militar, mi buen nombre y honor, la imagen del Ejército y que en última instancia persigue un fin político que es perjudicar al gobierno nacional”, denunció Milani tras reunirse con el juez federal.

El jefe del Ejército aseguró que “cada uno de los hechos que estos difamadores profesionales han hecho trascender en los medios son falsos” y agregó: “Hace 36 años que estuve acá, tenía 21 años y estaba en la Unidad de Ingenieros de Construcciones. Estábamos en una escuela en construcción en la localidad de Monteros con máquinas y equipos viales y nuestra tarea era reparar caminos cuando sacaban la caña y pintar escuelas. A eso nos dedicamos los 40 días”.

El titular del Ejército explicó finalmente que “todos los que estuvieron conmigo eran ingenieros de construcciones” y subrayó: “Nunca jamás tuvimos nada que ver con inteligencia o con la parte operativa o con nada”.

La sorpresiva presentación de Milani en los tribunales de Tucumán se produjo en el mismo momento en que senadores y diputados de la UCR se entrevistaban con el juez Bejas y los fiscales Gustavo Gómez y Carlos Brito, a cargo de la causa por el Operativo Independencia, para pedirle su reapertura.

“Esta causa que desnuda el doble estándar del kirchnerismo en materia de derechos humanos. Venimos a requerir que se profundice una investigación que fue archivada por un fiscal vinculado con La Cámpora. Hay nueva documentación que confirma que Milani tiene vinculación con la desaparición de personas durante la dictadura”, señaló el senador José Cano sobre el escrito que suscribieron también los senadores Emilio Rached y Gerardo Morales; y los diputados Julio César Martínez, Olga Brizuela y Doria de Cara de La Rioja; y Luis Sacca y Juan Casañas de Tucumán.

Mientras tanto, Ramón Olivera, uno de los expresos políticos de la dictadura que involucró a Milani con la represión ilegal, ratificó ayer viernes su testimonio ante la Justicia de La Rioja y acusó al jefe del Ejército por “privación ilegítima de la libertad y tormentos”.

Olivera se presentó ante el juez federal de La Rioja Daniel Herrera Piedrabuena y reiteró que Milani fue quien allanó su domicilio, detuvo a su padre y luego lo increpó en reiteradas oportunidades durante un interrogatorio.

Deja tu Comentario:

comentarios: