El satélite argentino superó todas las pruebas de orbita

Noticias en Tucuman

El satélite ARSAT-1 finalizó con éxito el In Orbit Test (IOT), con el que se chequearon en órbita geoestacionaria todos los subsistemas, informó hoy la empresa estatal ARSAT.

El procedimiento, que fue dirigido desde la Estación Terrena Benavídez por un equipo técnico integrado por personal de ARSAT e INVAP, se realizó el martes y permitió comprobar en vuelo que el primer satélite argentino de telecomunicaciones funciona correctamente.

Las pruebas en órbita, que se iniciaron 31 de octubre, arrojaron resultados positivos para el funcionamiento de todos los subsistemas: térmico, de potencia, de aviónica y de carga útil.

En lo que hace a la plataforma, se probaron los equipos del módulo de servicios, los sensores (estelares, de Sol y giróscopo), los actuadores y los calentadores que permiten, cuando el satélite no recibe luz solar, mantener su temperatura operativa, que va de 20 a 40 grados centígrados.

También se probó en vuelo la carga útil. En una primera fase, se testearon los equipos nominales receptores de señal, amplificadores y transmisores. Luego se comprobaron los equipos redundantes de recepción de comunicaciones (segunda fase) y de amplificación de señal (tercera fase).

En la cuarta fase se realizó el llamado mapeo de antena que, mediante leves movimientos en sentido este, oeste, norte y sur, modifica la “actitud” del satélite en relación a la Tierra.

Potencia correcta

Con esto, desde Benavídez se pudo también comprobar que la antena de comunicaciones tiene la potencia correcta requerida para la prestación de servicios a cualquier punto del país. Finalmente, hubo también fases especiales que arrojaron resultados positivos para testeos de coaxiales, de guías de onda y otros.

El equipo de técnicos e ingenieros que realizó las pruebas de IOT se organizó en dos turnos y estuvo abocado a la tarea desde el 31 de octubre, dos días antes del arribo del ARSAT-1 a la posición 81° O, trabajando seis días a la semana, de 7 a 23.

La mayor parte de las pruebas se llevaron a cabo con el satélite en esa posición orbital, donde no hay ubicado ningún otro que genere interferencia de radio frecuencias. Asignada a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (U.I.T.), es en esta posición orbital donde se ubicará el ARSAT-2, que será lanzado el año próximo.

Matías Bianchi, presidente de ARSAT, señaló que “durante los siete años de desarrollo del proyecto”, la empresa “tomó una serie de importantes decisiones de gestión para que obtener las mayores garantías de éxito en la misión ARSAT-1 fuera exitosa, lo que permitiría, además, un salto significativo en el desarrollo del sector espacial argentino”.

ARSAT-1 es el primero del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, un plan que implica el diseño y fabricación de satélites propios y su puesta en órbita y operación para incrementar las capacidades del país en la materia, defender las posiciones orbitales asignadas e impulsar el desarrollo de la industria espacial.

El diseño de la huella del ARSAT-1, que concentra su potencia máxima sobre el territorio nacional, incluyendo las bases antárticas e Islas Malvinas, permitirá brindar conectividad de igual calidad a todas las regiones del país, enmarcándose en las políticas de Estado para reducir la brecha digital.

Télam.

Deja tu Comentario:

comentarios: