Entrevista con Damian Goldvarg, un referente del Coaching en el mundo

Noticias en Tucuman

El Dr. Damian Goldvarg, Master Coach Internacional por la International Coach Federation (ICF) , tiene más de 20 años de experiencia trabajando en 40 países en el desarrollo de líderes, incluyendo la facilitación de entrenamientos de liderazgo y coaching, ofrece sus servicios a ejecutivos y hace presentaciones en conferencias.

En los últimos 10 años se ha enfocado en el desarrollo de coaches profesionales, incluyendo certificaciones de Coaching Ejecutivo, Mentor Coaching y Supervisión de Coaching.

Damian está ayudando a empresas multinacionales, gobiernos y organizaciones comunitarias, sin fines de lucro, a obtener resultados extraordinarios.

Tenemos el honor de contar con su presencia en La Red Coaching, a través de una gran conversación, que a modo de entrevista, nos regala este referente mundial de nuestra actividad.

¿Cómo comienza tu historia con el coaching?

—Si interpretamos al coaching, como la práctica profesional que asiste en maximizar el potencial   personal y profesional de las personas  para el logro de sus objetivos, mi historia comienza  en el año 1987, con mi primer  trabajo como psicólogo en el Distrito Escolar de Deboto en Buenos Aires, Argentina, donde  junto a un equipo interdisciplinario ,  teníamos como misión colaborar con directores de Escuelas Primarias, maestros y padres para que sean más efectivos en sus trabajos, a través de conversaciones que permitían identificar estrategias para tal fin. En ese entonces, a nuestra actividad  no le llamábamos coaching, pero  definitivamente lo era.

Contando mis experiencias  desde aquella época,  llevo 30 años  facilitando programas de entrenamiento organizacional.  Soy psicólogo clínico recibido en la Universidad de Buenos Aires, Argentina y tengo un doctorado en Psicología Organizacional realizado en Estados Unidos. Estas especialidades, me habilitaron para llevar a cabo  programas de entrenamiento dirigidos a gerentes y  coaches empresariales a nivel global.

En el año 2002 hice en un programa de entrenamiento con Julio Olalla para obtener mi certificación como Coach Ontológico. A partir de ahí y contando con mi experiencia,  consigo mi primera credencial como Coach Profesional Certificado (PCC) por la Federación Internacional de Coaching (ICF)…

¿Cuándo comienza el coaching a  ser una actividad reconocida como profesión?

—Comienza con la Federación Internacional de Coaching (ICF), ésta institución, es la que empieza a darle forma a dicha actividad desde 1995 desarrollando estándares éticos y profesionales.

¿Tienes una familia completa de Coaches Profesionales?

—Así es,  mi hermano Ariel comenzó a entusiasmarse con el coaching luego de participar de una capacitación a la que yo lo había invitado. Se trataba de un curso de crecimiento personal con orientación ontológica en Estados Unidos, que tenía a Fernando Flores como uno de los diseñadores del programa.  A su regreso a Argentina, Ariel entró en el ICP de Elena Espinal para formarse como coach ontológico. Mi hermano y yo, conseguimos la certificación en el mismo año, él en ICP Argentina y yo con Newfield Network (programa liderado por Julio Olalla en EEUU).

Tiempo después, Ariel regresa a Estados Unidos he hicimos muchas actividades de coaching juntos, como un programa de entrenamiento para ayudar a inmigrantes  a lograr sus objetivos en ese país. Años más tarde logramos enrolar a la esposa de Ariel, quien comenzó   junto a mi madre la formación de coaching profesional en la escuela de PNL y Coaching de Lidia Muradep  en Argentina.

Por último, no podían quedar a fuera  mi padre y mi hermano menor quienes también consiguieron su  certificaron como coaches profesionales.

La Formación en coaching brinda herramientas para prestar un servicio a las personas y a las organizaciones,   pero fundamentalmente otorga habilidades para la vida. Solo un porcentaje de las personas  que estudian coaching trabajan como coaches, generalmente las personas lo aplican para su desarrollo personal y/o profesional en su ámbito de competencia.

¿Cuál  fue tu aporte para el crecimiento del coaching  en Latino América?

—Una de las cosas por las que me siento orgulloso, es  la importancia que tuvo mi rol como presidente de ICF en traer esta intuición a Latino América, con la  aplicación profesional de las 11 competencias de coaching,  a través de diversas actividades y brindando programas de mentoring, para que muchos profesionales consigan sus credenciales.

Actualmente estoy liderando una formación para mentores,  orientada a que otros profesionales puedan hacer  el trabajo de mentoring para ayudar a coaches a sacar sus credenciales con la ICF.

Esta es una de las especializaciones que ofrecemos, la Certificación Virtual en Mentor Coaches, para profesionales que quieren entrenar a otros coaches en sus competencias. Si están interesados en el programa virtual que empieza en Marzo me pueden mandar un correo a damian@goldvargconsulting.com y les mando la información.  El programa dura 15 semanas y nos reunimos semanalmente por 2 horas.

¿Cómo llegaste a ser el primer presidente Latino Americano de  ICF?

—No solo el primer presidente, también fui el primer miembro Latino Americano en formar parte del consejo directivo de ICF. Después de mi primera certificación, comencé a participar de las reuniones  del capítulo local y recuerdo que un día,  pidieron voluntarios para la realización de las actividades, entonces  levante mi mano e inicié  mi camino como colaborador.

En el año 2008 fui a mi primera conferencia global de la ICF en Montreal Canadá, había más de 1000 coaches de todo el mundo y me quedé muy impresionado. A partir de ese momento decidí ser parte de este movimiento global. Al finalizar  la conferencia,  me acerque al coordinador  para darle mi tarjeta y ofrecer mi ayuda en la organización del próximo evento global  al año siguiente.

No pensaba que  iban a llamarme, pero sí lo hicieron. Entonces empecé a coordinar actividades con líderes de todo el mundo.

Luego de vivir la experiencia de organizar una conferencia global para coaches en el año 2009 en Orlando, me sumé como voluntario para ser asesor en los procesos de credencialización de ICF, después me invitaron a participar del  cuerpo de directores y  desde ese lugar, me propusieron postularme en año 2012,  como presidente de dicha institución, siendo elegido por dos períodos consecutivos.

Fue un compromiso muy grande  y a la vez muy gratificante. Tuve la posibilidad de colaborar y participar de eventos, conferencias y actividades en todo el mundo…

¿Cuál es el impacto que está teniendo el coaching a nivel global?

—El coaching sigue creciendo y sigue desarrollándose. Cuando ingresé al cuerpo  de directores de ICF, habían 10000 coaches con credenciales, actualmente,  el número de profesionales acreditados por esta institución  ha crecido a 20000.  Esto es una muestra de que el coaching no es una moda que se va a terminar, sino una práctica profesional que sigue creciendo.

Hoy en día,  las empresas  grandes cuentan cada vez más con la presencia de coaches dentro de su organización, ya sea por la incorporación de profesionales a sus equipos o a través de la formación de sus empleados.

Otra tendencia que se está imponiendo en el mercado dentro de la oferta profesional de coaching, son los espacios de networking. En el futuro, las empresas no van a llamar a los coaches a través de sus sitios webs,  van  a contratar el servicio a través de organizaciones, que les garantice contar con una red de profesionales con el nivel de competencias necesario para satisfacer  sus necesidades.

Por otro lado, el crecimiento de la tecnología, históricamente fue desarrollando softwares que reemplazan el trabajo del hombre. Creo que es posible que en un futuro se invente una computadora que pueda hacerte preguntas y llevarte a la reflexión tal como lo hace un coach, no obstante, el contacto y la calidez humana siempre van a ser irremplazables, por lo tanto,  vamos a tener que cocrear junto con la tecnología, espacios de posibilidad para seguir evolucionando.

Siempre van a surgir nuevos desafíos de creatividad, a través de los cuales, los profesionales del coaching, van a tener que diseñar sus nuevas formas de  responder a las necesidades sociales del momento…

¿Cuál es tu definición personal  coaching?

—Generalmente cuando me preguntan qué es coaching uso la definición de ICF, por qué es lo más a mano que tengo.

Yo veo al coaching, como una profesión  que te desafía, que te inspira a desarrollar la mejor versión de ti mismo,  para que puedas alcanzar tu mayor efectividad a nivel personal y laboral…

 ¿Un Coach Ontológico  necesita tener alguna otra formación para trabajar en una empresa?

—Definitivamente, una formación ontológica no es suficiente para trabajar en una compañía.  Ser un buen profesional del  coaching ontológico no te habilita para trabajar en una organización, se necesita más que eso.

Una formación sistémica, que otorgue competencias para ver  la interacción entre las partes que determinan los resultados globales.  Muchos coaches ontológicos  no tienen esas distinciones y entendimiento sistémico del mundo corporativo.

Cuando se trabaja con un cliente en una empresa,  también se trabaja con el sistema de su equipo, con los objetivos organizacionales,   con el contexto socio-económico,  el mercado en el que se desarrolla, su capital humano, entre otras variables.

El coaching en organizaciones requiere tener herramientas sistémicas relacionales, para poder facilitar conversaciones entre el cliente y su jefe, o entre el cliente y los responsables de recursos humanos. Para ello  es imprescindible tener conocimientos básicos del contexto empresarial.

Este año he lanzado una Certificación en Coaching Ejecutivo,  justamente para ayudar a los coaches que están interesados en trabajar en compañías y en organizaciones, con herramientas sistémicas, psicológicas, herramientas de trabajo en equipo, de control de gestión. A través de  un programa virtual con coaches de todo Latino América…  Se pueden contactar conmigo si quieren más informacón. El programa virtual dura 8 meses y nos reunimos semanalmente.

¿Qué es lo que más te apasiona del coaching?

—La posibilidad de trasformación que facilita el coaching.

Me motiva poder ver que con mi trabajo  las personas  pueden tener una mirada  distinta de la realidad, que les permite no solamente tener mayores resultados, también mayor bienestar y felicidad.

Me apasiona la  capacidad de multiplicar y contagiar resultados a los  entornos de las personas que asistimos,  a las organizaciones,  a las sociedades y porque no, al mundo.

Hacer una diferencia en el mundo esa es la razón por la que todos los coaches somos tan apasionados, por su poder de trasformación y crear nuevas posibilidad para tener una vida con mayor plenitud, bienestar y satisfacción”.

Si alguien quiere comunicarse conmigo lo puede hacer a damian@goldvargconsulting.com  o visitar my website http://goldvargconsulting.com/

Gracias Damián por regalarnos esta conversación!

Fuente: http://www.laredcoaching.com/entrevista-con-damian-goldvarg-un-referente-del-coaching-en-el-mundo/

Deja tu Comentario:

comentarios: