Hubo 4 sismos este año en Tucumán, ubicada en Zona II de riesgo: puede sufrir un terremoto de 6º cada siglo

Noticias en Tucuman

El temblor registrado en la madrugada del martes fue el cuarto sismo registrado en Tucumán en lo que va del año por el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres).

“A las 4.37 de la madrugada se produjo un sismo bastante fuerte, con epicentro en Tafi Viejo, de una mediana magnitud, 4,2 grados. Al haberse producido cerca de zonas pobladas y edificios altos fue sentido bastante fuerte. Fue como un estruendo, una explosión”, explicó Carlos Navarro, del Inpres.

“El 95% de los sismos pasa desapercibido para la población pero no para nosotros. Permanentemente se está moviendo la tierra, son procesos de reajustes en las distintas serranías”, señaló Navarro.

De acuerdo a los registros del organismo nacional, el primer sismo sentido en Tucumán fue el 8 de febrero, con una magnitud de 3,3 grados en la escala de Richter; el segundo, el 30 de mayo, con 3,8 grados; el tercero, el 2 de julio, con 3,2 grados y el último, el 16 de julio, con 4.2 grados. “La mayoría tuvo epicentro en la zona oeste, que es conocida por su actividad sísmica”, aclaró el especialista al sitio primerafuente.com.ar.

En la Argentina hay cinco zonas con diferente grado de peligrosidad en materia de sismos, de la 0 a la 4.

Tucumán está en zona sísmica de nivel II (en Cuyo es nivel IV), lo que implica –estadísticamente- que puede producirse un sismo de nivel 6 en la escala de Richter (de moderado a fuerte) cada 100 años, señalan los expertos en sismología.

Esos datos, entre otros, surgen del trabajo del Instituto de Prevención Sísmica, que opera y mantiene una Red Nacional de Estaciones Sismológicas, que cuenta con 50 estaciones en distintos puntos del país, y una Red Nacional de Acelerógrafos (sismógrafos con sensores de aceleración), compuesta por 148 instrumentos.

El registro se realiza durante las 24 horas del día y permite determinar los parámetros de los sismos, como por ejemplo ubicación y magnitud.

Este seguimiento, que funciona en el marco de una política nacional, se instauró luego del terremoto del 15 de enero de 1944, que destruyó la ciudad de San Juan y mató a 10 mil personas. Esa lamentable catástrofe fue un hito en la historia de la sismología argentina.

El terremoto de mayor magnitud en la historia argentina se produjo el 27 de octubre de 1894, con epicentro en el noroeste de la provincia de San Juan. Su magnitud fue de 8 en la escala de Richter, es decir, prácticamente la misma que se registró en el último, en Perú. Aunque se considera que el más destructivo fue el del 20 de marzo de 1861 en Mendoza, cuando murieron 6 mil personas sobre una población total de 18 mil.

“Un sismo se produce por la liberación de energía a varios kilómetros bajo la corteza terrestre porque se reacomodan grandes masas de magma”, explicó el geólogo Juan Carlos Valoy. “Se produce un desplazamiento elástico del suelo porque la energía se expande en ondas, como cuando se tira una piedra al agua”, dijo.

El tren de ondas se percibe como un movimiento vertical cuanto más cercano está el epicentro. Al alejarse, las ondas se disipan y el movimiento se siente más atenuado y horizontal, explicó Valoy.

Indicó además que Tucumán se encuentra en una zona sísmica de nivel II (las provincias de Cuyo tienen un nivel IV). “Eso quiere decir que, estadísticamente, lo máximo que puede producirse es un sismo de nivel 6 en la escala de Richter (de moderado a fuerte) cada 100 años”, señaló.

Pero la peligrosidad de un sismo no depende sólo de su magnitud, sino también de la vulnerabilidad de la zona. “Las construcciones, en Tucumán, se calculan para que afronten sismos de 6 o de 7 en la escala Richter, así que ese no es un problema”, indicó Valoy.

Lo que sí puede llegar a serlo es que la ciudad no está preparada para soportar un terremoto, y tampoco la población. “Las veredas son angostas, hay demasiados espacios vidriados, muchos cables aéreos y gasoductos viejos”, según Valoy. Además, dijo, debería concientizarse a la gente acerca de cómo actuar ante un terremoto.

La sierra de Medinas es la zona más sísmica de Tucumán, de acuerdo con los registros del Inpres y de estudios que datan de 1800, según publicó lagaceta.com.

Según Luis Eduardo Suayter, director del Instituto de Riesgo Geológico y Sistematización Territorial de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNT, en la zona existe cierta recurrencia sísmica de entre 20 a 25 años.

El científico recordó que el antecedente más próximo -cuyo epicentro se ubicó en Villa Benjamín Aráoz- ocurrió hace 22 años.

En la misma zona se registraron otros sismos en 1920, en 1931 y en 1932. “Este sismo se ubicaría en la falla de Linares, una formación que proviene de Bolivia -entre los meridianos 65 y 66- y muere en el río Rico, en Córdoba. Tiene unos 70 kilómetros de longitud, y atraviesa las sierras de Medinas, El Campo y La Ramada. Aflora en la llanura tucumana por el río Calera”, dijo.

Dijo que en un grado 4,6 de la escala de Richter, “el impacto es equivalente a 10 bombas de las que se tiraron en Hiroshima, pero -como se produjo a 26 kilómetros de profundidad- hasta que llegó a la superficie la violencia se atenuó”.

Deja tu Comentario:

comentarios: