Investigan a municipales por el robo de nafta los detalles del sistema

Noticias en Tucuman

El Municipio taficeño contrató a la empresa de monitoreo NALECC SAT y detectó que los vehículos estatales habían sido saboteados por empleados. Se cree que utilizaban los rodados para hacer tareas de manera privada. Cuatro trabajadores fueron trasladados. Indignación.

Que vieron a un camión de la municipalidad haciendo trabajos en aquel barrio, donde no debería estar. Que detectaron justo cuando el chofer de una de las camionetas estaba “ordeñando” el tanque de nafta. Que el recolector de basura se salió del recorrido habitual. Que la máquina no está trabajando. Los llamados de los vecinos de Tafí Viejo a la Municipalidad por quejas como las de las líneas anteriores bullían. Las denuncias formales, sin embargo, eran pocas. Esa fue la principal razón por la que las autoridades decidieron colocar GPS en la flota de vehículos oficiales. La medida derivó en la constatación de que unos empleados saboteaban los dispositivos para evitar controles. Además, también surgieron pruebas de que se habría sustraído combustible. Hasta el momento, se separó a cuatro empleados de la Dirección de Obras Públicas, a los que se iniciará sumarios.

“El vecino común se indigna cuando ve situaciones que no condicen con las conductas que deberían tener los empleados municipales o los funcionarios. Hay compromiso de los habitantes, pero era difícil encontrar pruebas”, explicó el intendente taficeño, Javier Pucharras. Recordó que en varias oportunidades intentaron rastrear las situaciones de las que daban cuenta los ciudadanos, y que hasta llegaron a sacar fotos de los infractores, pero que no alcanzaron como sustento para efectuar las denuncias. Ahora, en cambio, cuentan con los elementos necesarios.

Cables cortados
El informe técnico de la empresa Nalecc Sat (brinda el servicio de monitoreo y entrega relevamientos periódicos) es contundente. Observó alteraciones intencionales en el funcionamiento de los equipos de seis de los 48 vehículos del municipio.

Las irregularidades, de acuerdo con el documento fechado el 9 de enero, se dieron en los GPS y en los sensores que se colocaron en la tapa de los tanques de combustible. En concreto, hubo quienes querían evitar que se supiera dónde habían estado las unidades y cuándo se abrieron las válvulas para acceder a los depósitos de nafta. El monitoreo incluye no sólo a camionetas y camiones, sino también a tractores, retroexcavadoras y otras maquinarias pesadas. La administración de Pucharras paga $ 7.800 mensuales por el servicio de control.

Uno de los casos más llamativos fue el de un camión al que la conexión de la antena del GPS le fue “cortada con un alicate”, de acuerdo a la inspección. El último reporte del equipo había sido el 22 de diciembre. En otro vehículo hubo que reemplazar el equipo completo, dado que estaba desprogramado. Además, en esta unidad estaba cortado el cable del dispositivo del tanque. El último registro de localización había sido el 14 de diciembre.

El artilugio que se utilizó en el resto de las oportunidades fue la desconexión de la batería, por lo que los aparatos tuvieron que ser reprogramados.

“No nos sorprendimos, porque existían sospechas. Pero sí se siente indignación porque son bienes de todos y sus propias herramientas de trabajo. La deslealtad molesta”, expresó ofuscado el intendente. Explicó que cuatro de los seis empleados encargados de las unidades en las que se detectaron los problemas fueron separados de sus puestos. “Los otros dos habían denunciado la alteración en los GPS con anterioridad a la entrega del informe. ¿Pero cómo se explica que la mayoría no haya avisado? No hay margen de error”, justificó el jefe municipal. Detalló que los sospechosos fueron reubicados en otras reparticiones hasta tanto se sustancien las investigaciones internas y los sumarios correspondientes.

No es la primera vez que este tipo de informes implica a los trabajadores municipales. En enero de 2012 se habían colocado los sensores en las apertura de los tanques. Al mes, los primeros informes dieron cuenta de una merma considerable en el consumo de combustible. “Inmediatamente ‘bajamos’ a seis choferes, se les dieron otras tareas. No pidieron ni explicaciones. Desde que funciona el sistema de control, se redujo el 23% el gasto en nafta” , concluyó.

Los detalles del sistema

1

¿Qué es un GPS?

El Global Positioning System (Sistema de Posicionamiento Global) es un sistema de navegación que permite determinar en todo el mundo la posición de un objeto, una persona o un vehículo. Funciona mediante una red de 24 satélites.

2

¿Cómo funciona en este caso?

Cada vehículo cuenta con un GPS. Por ello, tanto la empresa prestadora del servicio como las autoridades pueden hacer un seguimiento mediante Internet de dónde se encuentra cada uno de ellos en todo momento.

3

¿Cómo se efectuaba el sabotaje?

De acuerdo con los informes técnicos, los empleados cortaban las conexiones de los GPS o directamente los desconectaban de la fuente de energía con la que funcionan (baterías). De esta manera, los controles eran imposibles.

Deja tu Comentario:

comentarios: