Le robaron el auto con su hija dormida en el asiento trasero

Noticias en Tucuman

El susto fue tremendo cuando salió de su casa y advirtió que su auto no estaba, pero mayor aún cuando recordó que dentro del vehículo había quedado dormida su hija de 14 años. La odisea que vivió Héctor José Correa, un comerciante de Famaillá, ocurrió ayer a la madrugada.

El hombre había salido en su Volkswagen Vento para buscar a la adolescente, que había estado toda la noche en el puesto que tiene una tía en el predio de la “Fiesta de la Empanada”. Según informaron fuentes policiales, Correa regresó alrededor de las 7 a su casa, ubicada en el barrio 120 Viviendas. El hombre bajó del auto para abrir el garaje, mientras su hija dormía en el asiento trasero. Cuando salió, segundos después, el vehículo había desaparecido.

Desesperado, el comerciante paró a un motociclista que pasaba por el lugar y le pidió que lo llevara a buscar al auto y a su hija. Las fuentes relataron que, mientras tanto, la adolescente se despertó y le pidió al hombre que manejaba el auto que la dejara en la casa de su tía. El delincuente la llevó a ese domicilio, situado en el barrio Oeste de Famaillá, y luego se fue sin hacerle daño.

Tres cuadras más adelante el conductor detuvo la marcha del vehículo. En ese instante, Correa logró divisarlo desde la moto en la que circulaba, bajó del rodado, se acercó al Vento y abrió la puerta. Pero el ladrón aceleró a fondo y el comerciante quedó tendido sobre la calle, con el rostro golpeado. Herido, volvió a subir a la moto e intentó perseguir al delincuente hasta que lo vio huir por la ruta 301 con dirección hacia el norte.

En Lules

Correa llamó en ese momento a la Policía y alertó que un desconocido se llevaba su auto. Precisó que se trataba de un Volkswagen Vento blanco, con el techo negro y los vidrios polarizados.

Personal de la Unidad Regional Norte, a cargo del comisario Guido Salas, montó de inmediato un operativo en las diferentes rutas para evitar que el delincuente saliera de la provincia con el vehículo.

Finalmente, Salas indicó que el auto fue divisado a la altura de Lules. En un puesto de control de esa ciudad, el cabo David Figueroa, el agente Mario Ore y la cabo Mariela Lazarte comenzaron a detener a los vehículos, simulando un simple control de rutina. Los autos habían reducido la velocidad y ya formaban una fila cuando apareció en el horizonte el Volkswagen del comerciante de Famaillá. Al llegar al control, no tuvo otra opción que entregarse a la Policía y permitir que lo bajaran esposado del vehículo.

Según informó el comisario Salas, el individuo que lo conducía tiene 22 años, también vive en Famaillá y no estaba armado. La Fiscalía de Instrucción de la II° Nominación del Centro Judicial Monteros ordenó su aprehensión por el delito de tentativa de hurto calificado de automotor y lesión.

Deja tu Comentario:

comentarios: