Si ves la ilusión, no tienes esquizofrenia

Noticias en Tucuman

Nuestros ojos son mucho menos confiables de lo que aparentan, pero el cerebro humano también hace cosas extrañas cuando trata de procesar la información que recibe. Esto da lugar a toda clase de ilusiones ópticas, usualmente de poco valor, pero que en esta ocasión tienen el poder (supuestamente) de determinar si una persona es esquizofrénica o no.

Se trata de la llamada “Ilusión de la Cara Hueca”. Está compuesta por una máscara que tiene pintado un rostro en su parte cóncava, y al hacerla rotar, nuestro cerebro interpreta a ese rostro cóncavo como si fuera convexo. Aún estando conscientes de que se trata de una ilusión, se hace muy complicado ver a ese rostro por lo que en realidad es. Lo más llamativo es la ilusión alcanza su máxima expresión sobre un cerebro considerado “sano”, mientras que aquellas personas que sufren de esquizofrenia, pueden observar al rostro cóncavo sin inconveniente alguno.

La idea de que una ilusión óptica pueda ayudar a detectar si una persona es esquizofrénica puede parecer absurda, pero en realidad hay un estudio que la respalda. En marzo de 2009, investigadores de la Universidad Médica de Hannover y de la University College London realizaron un experimento que involucró a 13 personas ya diagnosticadas con esquizofrenia, y a otras 16 como grupo de control. Después de reproducir la ilusión y medir la actividad cerebral de los participantes con un escáner de resonancia magnética funcional, confirmaron que los pacientes esquizofrénicos vieron al rostro cóncavo, al mismo tiempo que cada uno de los miembros del grupo de control lo vio convexo.

Cuando el grupo de control observó la ilusión, los investigadores descubrieron que las conexiones en la red frontoparietal (encargada del procesamiento “top-down”) se volvieron mucho más fuertes, al igual que en las áreas visuales del cerebro que reciben la información de los ojos, mientras que en los pacientes con esquizofrenia, dicho fortalecimiento nunca ocurrió. Ese refuerzo aparece como una especie de compensación o resistencia por parte del cerebro en un paciente saludable, ante lo que es una imagen ambigua. En la otra acera, los pacientes esquizofrénicos no tienen la capacidad de acceder ese refuerzo, y en consecuencia, el cerebro no los puede engañar, al menos en este caso. Otra circunstancia que podría llevar a ver el rostro cóncavo es la influencia de ciertas drogas, o también el consumo de alcohol.

Deja tu Comentario:

comentarios: