Un tucumano dará la vuelta al mundo a pura brazada

Noticias en Tucuman

No será la Vuelta al Mundo en 80 Días pero intentará una proeza digna de la imaginación del gran Julio Verne aunque lo suyo no será ficción sino un hito del deporte argentino que también tendrá objetivos de difusión cultural, turísitica y científica. El nadador tucumano Matías Ola se zambullirá sin traje de neoprene en aguas frías para unir los cinco continentes a pura brazada tal como él mismo lo contó en Eldepornauta RADIO a través de Conexión Abierta, la emisora de la UAI Universidad Abierta Interamericana.

tucumano2

A sus veintiocho años, respaldado por la Secretaría de Deporte de la Nación que le abrió las puertas del CeNARD donde entrena desde mediados de 2010, Matías Ola va más allá de la hazaña deportiva porque completará cinco cruces en aguas abiertas frías que sumarán elementos empíricos a las actuales investigaciones sobre una proteína refrigerante existente en el ser humano que ayudaría a soportar las bajas temperaturas sin necesidad del traje de neoprene.

“Se trata de cinco cruces, todos ya fueron realizados por el dominicano Marcos Díaz pero, en mi caso, seré el primero en lograrlo sin utilizar traje de neoprene y, en quince días , comenzaré uniendo Europa con Africa a través del Estrecho de Gibraltar, después nadaré en el Estrecho de Bering en Rusia siguiendo con otro cruce en las Islas Diomeneds para unir Eurasia con América para después tirarme al agua en Papua Nueva Guinea uniendo Oceanía con Asia y finalizaré en mi querida Argentina a mediados de diciembre en la Isla de los Estados”, detalló este referente de la categoría Master en pileta y también graduado de licenciado en administración y gestión de agronegocios.

Entrenado por el profesor Pablo Testa, el nadador tucumano Matías Ola enfrentará dificultades que van más allá de la distancia porque, si bien afrontará tramos que llegarán a setenta kilómetros en mar abierto que deberá completar sin siquiera tocar el bote guía desde donde le brindarán alimentación e hidratación constante. “Realicé entrenamientos específicos de adaptación al frío, arranqué en invierno en Mar del Plata con el mar a trece grados, unos diez grados menos de la temperatura de una pileta cubierta que suele rondar los veinte o veintiséis grados, a partir de ahí empecé un aprendizaje que incluyó el control de sensaciones viajando a Bariloche donde me tiré en el glaciar Ventisquero Negro donde nace el río Manso con el agua a tan sólo dos grados”.

A quince días del inicio del proyecto Unir el Mundo, su protagonista Matías Ola ya está en la cresta como un estadista de la brazada ideando la temporada 2014. “Esto no termina con la unión de los cinco continentes, para el próximo año ya tengo pensado dos desafíos como nadar en el estrecho de San Carlos uniendo las Islas Malvinas y nadar en los 5.300 metros de altura del Monte Everest en Nepal donde viajaré en mayo 2014 con Tomás Ceppi, un experimentado guía de montaña”, se despidió el acuamán tucumano que, en caso de descubrirse agua en la superficie lunar, se subiría a una nave espacial munido con sus antiparras.

Fuente: http://www.eldepornauta.com.ar

Deja tu Comentario:

comentarios: