Una modelo fue desfigurada por su ex novio

Noticias en Tucuman

Un hecho de violencia de género se produjo en el barrio porteño de Nuñez, donde un hombre desfiguró a golpes a su ex novia.

Ante la insistencia de él, ambos acordaron un encuentro en la Capital Federal, más precisamente en Lugones y Dorrego. Hacía un tiempo que la pareja se había separado.

Hacía allí se dirigieron Andrea Silvana Franco y Gustavo Adolfo Mazzitelli, pero ella lo vio llegar de mal humor. Ambos arribaron en sus respectivas motos (el hombre tiene 41 años y es vicepresidente de Hells Angels Argentina, la pandilla de motociclistas nacida en los 60 en EE.UU.) y de inmediato comenzaron las discusiones.

Pese al mal clima fueron a almorzar a un restaurante cercano, pero lejos de aplacarse los ánimos la violencia verbal comenzó a acentuarse. Porque Mazzitelli le cuenta a Franco de su infidelidad con una empleada que ella misma le consiguió para su local de repuestos de motos en la avenida San Martín al 1500. Al mismo tiempo la denigraba como mujer. Mientras ella lloraba y pagaba la cuenta de la consumición, el hombre partió raudamente.

De acuerdo a la denuncia presentada en sede policial, cada uno se fue en sus respectivos rodados hacia zonas diferentes. Pero no fue tan así, porque el hombre giró en su búsqueda y cuando la alcanzó, la quiso tirar de la moto hasta acorralarla contra la pared en el bajo nivel. Pasan varios semáforos, algunos en rojo, hasta que ella dobla en Udaondo. Mazzitelli le cruza la moto y vuelve con su ataque verbal: “Bajate puta que te voy a matar”.

Pero no se quedó sólo con ello, porque el acusado -que además es boxeador profesional entrenando en la escuela de kick boxing que tiene el “Picante Ryske”- comenzó a golpearla violentamente, estando ella indefensa, sentada en su rodado.

Franco tenía puesto el casco, que es abierto en la cara, de donde manaba abundante sangre. Pese a ello Mazzitelli se escapa y la deja abandonada en la calle, siendo socorrida por la Prefectura, que la deriva a un hospital de la zona donde se comprueba el desvío de la mandíbula y la rotura de cuatro dientes. Tras ello la víctima de la agresión radicó la denuncia en la comisaría de la Mujer en la Capital Federal (Lavalle 1220) y en Tigre y la seccional 51ª, donde ocurrieron los hechos.

Deja tu Comentario:

comentarios: