amistad y salud
Noticias en Tucuman

“La vida social de una persona es importante más allá de lo que ya sabemos sobre las ‘soluciones rápidas’ de la dieta y el ejercicio para la salud”, dijo Yang Claire Yang, socióloga de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, que estudia los efectos fisiológicos de los vínculos sociales.

Los investigadores que estudian la amistad han descubierto muchos de sus beneficios de salud. Así es como la amistad puede ser buena para ti.

1) Los amigos pueden alargar tu vida

Constantemente buscamos estar en sintonía con lo que nos hace bien, como cuando encontramos esas frases de amistad que nos motivan y nos hacen reflexionar sobre la importancia de no aislarnos y entender nuestras relaciones sociales como fuente de energía vital.

Las personas que tienen relaciones sociales fuertes tienen menos probabilidades de morir prematuramente que las personas que están aisladas. De hecho, según una revisión de la investigación realizada en 2010, el efecto de los vínculos sociales sobre la esperanza de vida es dos veces mayor que el del ejercicio y equivalente al de dejar de fumar.

Se examinaron 148 estudios previos sobre los vínculos sociales y la mortalidad, que en conjunto incluyeron a más de 300,000 participantes. Estos estudios encontraron que las medidas de la fuerza de las relaciones sociales de las personas, desde su número de amigos hasta su integración en la comunidad, estaban relacionadas con la disminución de la mortalidad.

Los investigadores creen que las amistades y la salud están relacionadas con el procesamiento del estrés en el cuerpo, apuntó Yang. A corto plazo, el estrés es algo bueno. Si estás siendo perseguido por un león, es normal y realmente uno quisiera que nuestro cuerpo responda con un estado de alerta elevado, un corazón palpitante y una avalancha de hormonas como la norepinefrina que nos ponga en alerta máxima. Del mismo modo, si tienes un virus, quieres que tu sistema inmunológico se ponga en marcha y ataque al intruso con células especializadas e inflamación.

Pero el estrés crónico que puede venir con el aislamiento puede activar estos procesos durante largos periodos de tiempo, causando desgaste físico en el cuerpo, apuntó Yang.

2) Si!!!, Tus amigos te hacen más fuerte y saludable

Yang y sus colegas estudiaron este efecto sobre la salud comparando las estadísticas biológicas de las personas que reportaron estar aisladas con aquellas que reportaron tener muchos amigos a lo largo de su vida. Usando cuatro estudios grandes de cientos a miles de personas cada uno, de 12 a 91 años de edad, los investigadores compararon biomarcadores como la presión arterial, el índice de masa corporal, la circunferencia de la cintura y los niveles de la proteína C reactiva del marcador de inflamación.

Encontraron que estas medidas de salud eran peores en personas que tenían lazos sociales más débiles, al informar sobre su trabajo en enero de 2015 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Por ejemplo, entre las personas del estudio que estaban en la tercera edad, la falta de conexiones sociales duplicó con creces el riesgo de presión arterial alta. En comparación, tener diabetes aumentó el riesgo de presión arterial alta en mucho menos.

Tradicionalmente, ha sido difícil determinar si las amistades y otros vínculos sociales son la causa de la mala salud, o si la mala salud causa aislamiento. La ventaja de la investigación de Yang y sus colegas es que tienen datos que abarcan años, señaló Yang.

“Pudimos ver el cambio en los biomarcadores a lo largo del tiempo como resultado de su exposición anterior a las conexiones sociales, cuántos amigos tienen, con qué frecuencia están hablando con otras personas”, señaló Yang. Este método refuerza el argumento de que los vínculos sociales tienen efectos sobre la salud.

3) Las amistades pueden ayudar a mantener tu mente alerta

Tener amigos que te hagan sentir que perteneces puede ser la clave para mejorar tu salud física. Un estudio del 2012 encontró que el riesgo de demencia de las personas mayores aumentaba con sus sentimientos de soledad.

El estudio dió seguimiento y monitoreo a más de 2,000 residentes de los Países Bajos, de 65 años de edad o más, durante tres años. Ninguno de los participantes tenía demencia al comienzo de la investigación, pero el 13.4% de los que dijeron que se sentían solos al inicio del estudio desarrollaron demencia durante el periodo de estudio, frente al 5.7% que no se sentía solo.

“El hecho de que ‘sentirse solo’ en lugar de ‘estar solo’ estuviera asociado con la aparición de la demencia sugiere que no es la situación objetiva, sino la ausencia percibida de apegos sociales lo que aumenta el riesgo de declive cognitivo”, escribieron los investigadores en sus hallazgos, publicados en el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry. (Sin embargo, el estudio encontró una asociación y no pudo determinar si la soledad era una causa de la demencia.)

4) Los amigos nos influyen (para bien o para mal)

La obesidad es contagiosa, según un estudio de 2007 que encontró que cuando una persona aumentaba de peso, sus amigos también eran más propensos a ser obesos. Pero hubo un lado positivo de la investigación que se pasó por alto, que apareció en el New England Journal of Medicine: La delgadez también lo es.

Los investigadores extrajeron datos de un gran estudio de salud, el Framingham Heart Study. Siguió a la gente a lo largo del tiempo, permitiendo a los investigadores hacer inferencias causales. Si una persona se volvía obesa en el transcurso del estudio, encontraron que los amigos de esa persona también tenían 57 por ciento más probabilidades de volverse obesos.

Pero lo contrario también era cierto, las personas también toman las señales de sus amigos que hacen ejercicio o comen bien para perder peso.

“Cuando ayudamos a una persona a perder peso, no sólo estamos ayudando a una persona, sino a muchos”, señaló Fowler. “Y eso debe ser tomado en cuenta por los analistas de políticas y también por los políticos que están tratando de decidir cuáles son las mejores medidas para hacer que la sociedad sea más saludable”.

5) Tus mejores amigos pueden ayudarte con las cosas difíciles

Todos necesitamos a alguien en quien apoyarnos. Y la investigación en pacientes con cáncer encuentra que cuando las cosas se ponen difíciles, los amigos pueden ayudar.

Un estudio importante publicado en la revista The Lancet en 1989 encontró que las mujeres con cáncer de mama que fueron asignadas aleatoriamente a asistir a grupos de apoyo con otras pacientes con cáncer reportaron una mejor calidad de vida y vivieron más tiempo, en comparación con las mujeres en un grupo de control que no fueron asignadas a dichos grupos de apoyo.

Desde entonces, otros estudios han debatido si los grupos de apoyo social mejoran el tiempo de supervivencia, con algunas investigaciones que sugieren que lo hacen y otros estudios que no encuentran ningún efecto. Sin embargo, existe un amplio acuerdo en que los grupos de apoyo mejoran la calidad de vida de los pacientes con cáncer.

6) Los amigos pueden ayudarte a sobrellevar el rechazo

Un estudio de 2011 sobre estudiantes de cuarto grado encontró que tener amigos ayudó a los niños a lidiar con el estrés de ser molestados o rechazados por otros compañeros de clase. Los investigadores midieron el cortisol, una hormona del estrés, en la saliva de los participantes de su estudio y encontraron que ser excluido por sus compañeros elevó los niveles de cortisol de los niños, probablemente indicando estrés crónico. (Ser molestado no elevó los niveles de cortisol, reportaron los investigadores en la revista Child Development, sugiriendo que quedarse fuera podría doler más que llamar la atención de una manera negativa).

Pero el aumento de cortisol que vino con la exclusión fue menos pronunciado en los niños que tenían más amistades o amistades más cercanas, en comparación con los que tenían pocas o de baja calidad.

“Juntos, los resultados demuestran que aunque los amigos no pueden eliminar por completo el estrés de la exclusión en la escuela, sí lo reducen”, señaló la investigadora del estudio Marianne Riksen-Walraven, profesora de psicología del desarrollo de la Universidad Radboud de Nijmegen, en los Países Bajos.

7) Las amistades pueden durar toda la vida

En una época en la que la gente se mueve mucho por la escuela, universidad y diversos trabajos, mantener amistades puede ser difícil. Sin embargo, la distancia no tiene por qué amortiguar o desvancer los vinculos de la amistad.

En un estudio, los investigadores siguieron a sus amigos de la universidad a partir de 1983, preguntándoles acerca de su amistad y sentido de cercanía. Descubrieron que la distancia física no necesariamente se relaciona con la cercanía emocional de una amistad durante décadas. Los teléfonos, el correo electrónico y las redes sociales aún mantenían en contacto a los amigos dos décadas después, encontraron los investigadores, sobre todo a los que habían sido amigos durante más tiempo en la universidad y a los que tenían intereses similares cuando se hicieron amigos.

 

Comentarios

Deja tu Comentario:

comentarios: