Cristina cuestionó a la oposición en Tucumán

En la inauguración del hospital Eva Perón de la ciudad de San Miguel de Tucumán, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner apuntó ayer contra la oposición. El mensaje quedó fuertemente a la vista cuando dijo que le gustaría una Argentina donde “se escucharan otras propuestas para entablar un sano debate democrático”. La jefa del Estado nacional aseguró que la dirigencia kirchnerista no se para frente a los micrófonos para “descalificar, agraviar, denunciar o insultar”, sino para “contar las cosas que hemos hecho, estamos haciendo y vamos a seguir haciendo”.

En esa ciudad del norte argentino, Cristina fue recibida por el gobernador José Alperovich y su esposa, la presidenta provisional del Senado nacional, Beatriz Rojkés, dos de sus incondicionales. En el estrado la acompañó Susana Trimarco, la mamá de Marita Verón.

Además del hospital, la Presidenta inauguró otras obras. Para llegar hasta el establecimiento sanitario se movió en un helicóptero que le prestó la Gobernación salteña. Durante el acto pidió a los ciudadanos tener “decisión para cuidar y mantener a los dirigentes y a los gobiernos que anuncian obras y administran los recursos de tal manera para que siempre funcionen”.

A los dirigentes de la oposición les pidió autoridad para hablar y también reivindicó la militancia de los jóvenes. “Cuando hablo de propuestas, hablo de la autoridad para hablar porque nadie sale de abajo de las baldosas, no nacimos de un repollo, todos venimos con una historia mala, buena o mejor”.

En este marco, reivindicó una vez más a los jóvenes que se sumaron al oficialismo porque “no tienen filtro, llegan sin las mañas de la vieja política y se suman a nuestro proyecto, no con ilusiones, sino con trabajo ya que la única carga que tienen es la solidaridad por el otro”.

Deja tu Comentario:

comentarios: