Noticias en Tucuman

El jueves 15 de Agosto en el programa el “Juego Limpio”, trasmitido por TN (Clarín) su conductor Nelson Castro agravió a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner atribuyéndole un diagnóstico inexistente, injuriando de esta manera la investidura presidencial, y tratando también de engañar al pueblo argentino.

Nelson Castro utilizando su título de médico que relegó hace muchos años, pero que usa de acuerdo a las conveniencias políticas del medio a través del cual emite su programa, violó las más elementales normas éticas que hacen a la práctica médica.

La relevancia social que adquiere la labor médica cotidiana, a la que orgullosa y tenazmente nos abocamos diariamente los que en verdad ejercemos la medicina, a lo que se suma la confianza incondicional que depositan nuestros pacientes en la palabra médica, es sistemáticamente menospreciada y abusada por este y otros personajes mediáticos que intentan hacer prevalecer su posición política e ideológica escondidos detrás de la condición de profesionales de la salud.

No es la primera vez que Nelson Castro hace abuso de su dudosa condición de médico, ya que en ocasión de la enfermedad presidencial, que en enero del 2012, mantuvo en vilo al país, pretendió inmiscuirse en la privacidad de Cristina Fernández de Kirchner y del equipo médico que la asistía; manifestando poseer datos y evidencias que luego se demostraron falsas.

Todo habitante de nuestro país conoce con precisión los delicados y sucesivos métodos que permiten llegar a un diagnóstico (entrevista, exámenes físicos y/o complementarios).

Cumplido lo anterior, todo paciente confía en que estará protegido por el secreto médico y que las conclusiones diagnósticas serán mantenidas en la más absoluta reserva.

Esto está reglamentado tanto en Argentina como en otros paises y su quebrantamiento es considerado como gravísima falta a los principios éticos que regulan la práctica de la medicina.

En nuestro país estas violaciones están contempladas tanto en el Código Civil como en el Penal.

Nelson Castro ha violado códigos éticos, civiles y penales.

Nelson Castro sin embargo sabe de su impunidad, ya que su delito que afecta a la figura presidencial, hasta hace cuatro años era considerado bajo el nombre de Desacato y correspondía una severa pena.

Precisamente el Gobierno de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue el que definitivamente abolió esta figura jurídica en nombre de la libertad de expresión en el año 2009.

Aprovechándose del título de una profesión que ya no ejerce, y de leyes promulgadas por un gobierno al que ataca con ferocidad indisimulada, arremete contra los razonables límites de la libertad de prensa, injuriando a la figura presidencial, con un diagnóstico, por otra parte, inexistente en la práctica médica.

La máxima “ primum non nocere” que rige en la ética y en la práctica la actividad de los profesionales de la salud, y que expresa “ lo primero es no dañar” es sistemáticamente avasallada por estas expresiones, que buscan dañar no solo en lo personal a la presidenta de la nación sino la confianza del pueblo en ella. Constituyendose el daño como fin excluyente de ese mensaje.

Como si no fuera suficiente, ha tendido un manto de sospecha sobre los médicos encargados de la salud presidencial al afirmar que dichos profesionales se encontrarían “preocupados”.

Violenta así las relaciones profesionales que rigen entre los médicos, al no mencionar con claridad de quien está hablando. Nuevamente la falla ética es evidente.

Nelson Castro al igual que Marcos Aguinis, entre otros, ostentan el título de médico para desarrollar su miserable ataque a la primera figura del gobierno argentino, a la elección popular y evidenciando su profundo desprecio por la democracia

Esta situación genera en los trabajadores de la salud de nuestro país, más allá de sus posicionamientos políticos una vergüenza extrema y el más absoluto rechazo.

Los móviles están a la vista, carente de argumentos políticos el conductor de “El Juego Limpio” se presta a las maniobras desestabilizantes y sobre todo confusas en relación al pueblo argentino, al servicio de los Medios Monopólicos que las han reproducido con profusión.

“Ensucia” en este juego dos actividades que merecen el mayor de los respetos, la medicina y el periodismo.

DR.OSCAR TROTTA
DR. ANIBAL VILLA SEGURA

Mesa Multisectorial de Salud del FPV

Comentarios