Noticias en Tucuman

Fue un triunfo holgado, y con los votos obtenidos, de haber sido ahora las elecciones generales, habría mantenido las tres bancas que pone en juego, dejando a la primera minoría opositora con el cuarto y último escaño. Con más del 98 por ciento de las mesas escrutadas, el Frente para la Victoria (FPV) obtiene en Tucumán 381.320 votos (el 45,73 por ciento), mientras que el Acuerdo Cívico y Social (ACyS), liderado por el radical José Cano, lograba 226.430 votos (27,15 por ciento). Sin embargo, con esos guarismos, el alperovichismo sufrió una sangría de casi 120 mil votos, en comparación con el medio millón de voluntades que había cosechado en octubre en las elecciones nacionales de 2011.

Fue la peor elección en toda una década para el gobernador José Alperovich, quien optó el domingo por la noche por el silencio frente al resultado electoral, que incluyó victorias históricas para el radicalismo (columna vertebral del ACyS) en Concepción y Yerba Buena, sumado a un empate técnico en San Miguel de Tucumán. En la Capital, pasada la medianoche había una leve diferencia de 42 votos para el FPV, que obtenía 109.403 sufragios, contra 109.361 del ACyS,

El resultado electoral en nuestra ciudad, que fue donde el oficialismo sacó a relucir todo el poderío de su aparato, con el alquiler de cientos de taxis para el traslado de votantes, fue considerado como una gran derrota para el oficialismo. La situación generó tal grado de tensión que desde el entorno de Alperovich anoche le reprocharon en la cara al intendente Domingo Amaya, en el bunker instalado en la Casa de Gobierno por este resultado electoral (el jefe comunal se retiró visiblemente ofuscado junto a sus colaboradores).

El festejo por la victoria fue tibio en las huestes oficialistas, donde los encargados de hablar sobre el resultado electoral fueron Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, primer y segundo candidato, respectivamente, del oficialismo en el FPV.

“El dato al destacar es que al partido opositor lo estamos casi duplicando en votos”, dijo un sonriente Manzur, quien agradeció a los tucumanos por la “participación masiva”, que superó la media nacional, alcanzando el 89,24 por ciento.
Por otro lado, minimizó la floja elección realizada en la Capital y las diferencias que esto generó entre alperovistas y amayistas. “No, para nada. El intendente Amaya esta junto a todos los concejales de la Capital. He tenido al suerte de participar en varias recorridas y el intendente trabaja codo a codo con el Gobernador por la provincia”, sentenció.

En la interna del FPV, el alperovichismo conseguía 359.697 votos contra 22.032 del MUP, con Luis Romano a la Cabeza, imponiendo a la totalidad de los candidatos (titulares y suplentes) de cara a octubre. Junto a Manzur y a Jaldo, integrarán la lista de postulantes del oficialismo en las generales la camporista Mabel Carrizo (esposa del legislador Jesús Salím) y Miriam Gallardo (mujer del intendente de Lules César Dip).

Por su parte, Cano y la lista “Unidad por la República” se transformaron en los grandes ganadores de las PASO de ayer en Tucumán. La nómina encabezada por el referente radical superó holgadamente la barrera de los 200 mil votos y arrasó a sus competidores en la interna del ACyS, logrando las cuatro candidaturas en juego (también los tres lugares reservados para los suplentes).

Detrás del canismo, que al cierre de esta edición lograba 183.380 votos (80,96%), se ubicó la lista Boina Blanca, del legislador radical Ariel García, que conseguía 13.943 votos (6,16%). Las otras cinco listas del espacio se repartieron poco menos de 30 mil votos (la que más sacó fue la Social Cristiana de José Páez, que logró 9.887).

El crecimiento del sector liderado por Cano es otro dato notable, más de 100 mil votos con relación a los comicios de 2011.

Comentarios