Noticias en Tucuman

Los aplausos de la gente dieron un cierre emotivo a las tareas realizadas por los rescatistas desde el martes pasado, cuando explotó un edificio en la ciudad de Rosario como consecuencia de un escape de gas. Los trabajos se dieron por finalizados el lunes a las 19.30. A esa hora, sonaron las sirenas de las autobombas y más de 500 vecinos se concentraron en el lugar de la tragedia para hacer un minuto de silencio en memoria de las 21 víctimas y cantar el Himno Nacional.

También participó del acto el gobernador santafesino Antonio Bonfatti, quien saludó uno por uno a los bomberos y les dedicó palabras de agradecimiento.

Uno de los rescatistas, que lleva 36 años de servicio, expresó con emoción: “estoy inmensamente agradecido de la gente, del afecto, de los rosarinos que nos cobijaron a todos. Nosotros no nos hacemos bomberos, nacemos para hacer esto y para muchos ha sido una prueba de fuego cuando llegamos con una idea el día cero y Dios nos ayudó”.

El bombero comentó, en ese sentido, que pasaron “largas horas sin descanso” en las que tuvieron que dormir “en una playa de estacionamiento, en una carpa, pero le devolvimos los hijos a sus padres”.

En el rescate de la mayor tragedia sufrida en Rosario participaron bomberos de casi toda la provincia, además del grupo especial de rescate de la Policía Federal. “Estoy muy contento por la misión cumplida”, afirmó el jefe de ese cuerpo.

Uno de los momentos más emotivos se vivió cuando los bomberos se sacaron los cascos y se subieron a una autobomba para desplegar una bandera argentina y volver hacer sonar la sirena, mientras otra bandera nacional con un corazón apareció colgada en un edificio.

Comentarios