‘Fiestas arcoiris’, el peligroso juego sexual entre adolescentes

Perú, 11 de noviembre.- Primero fueron las ‘fiestas semáforo’, luego las ‘fiestas Candy’, y ahora son las ‘fiestas arcoíris’, una nueva y peligrosa moda que parece haber cautivado a los adolescentes peruanos.

Estos eventos se caracterizan porque las menores de edad, de entre 11 y 13 años de edad, se pintan los labios de colores fuertes y luego practican sexo oral a los jóvenes como parte de una competencia. El ganador es quien tiene la zona íntima con más colores.

Los adolescentes utilizan las redes sociales para formar parte de este tipo de fiestas, donde también se consume alcohol y drogas.

“Esta práctica conlleva grandes riesgos. Las chicas saben que, a través de este método, no pueden salir embarazadas. Sin embargo, no son conscientes que pueden ser víctimas de una enfermedad de transmisión sexual”, dijo el psicólogo experto en sexualidad Christian Martínez a América TV.

LAS FIESTAS SEMÁFOROS

Entre el 2012 y 2013 se registraron en Perú esta nueva modalidad de fiestas, que aparentemente, había empezado en Colombia. Son una suerte de fiestas romanas, esas en que el licor, drogas y sexo son lo principal.

Las reglas de juego para quienes asisten a este tipo de fiesta es que tienen brazaletes de distintos colores, esto define el comportamiento o lo que el púber o adolescente está dispuesto a hacer. El color verde es el más peligroso, significa que admiten consumo de drogas, alcohol, y relaciones sexuales de una noche.

En estas fiestas se adoptaba una manera peculiar a y la vez peligrosa de consumir el alcohol, el “Slimming”, se introducen la bebida a través de la piel: ojos, vagina y ano (hombres), los efectos son más rápidos.

En estas fiestas semáforo también se registró las llamadas “ruletas sexuales”, donde los jóvenes tienen relaciones sexuales entre ellos y de manera rápida y sin protección, quien eyacule primero, pierde. Las redes sociales se encargaron de captar a adolescentes que querían ser parte de este tipo de fiestas.

Deja tu Comentario:

comentarios: