Noticias en Tucuman

Graciela del Valle Bustamante fue secuestrada el 28 de abril de 1977. Era médica del Hospital de Niños, trabajaba en la Terapia Intensiva. Hace pocos días, sus restos fueron identificados entre los cuerpos encontrados en el cementerio de Tacanas, al sur de Tucumán, por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Graciela fue capturada por un grupo de tareas junto a Ricardo Torres Correa, cuya esposa Adriana Mitrovich, había sido también secuestrada junto a Horacio Ferreyra, unos días antes, y -según los testimonios que se pudieron reconstruir- llevada a la Jefatura de Policía, donde fue vista con vida en junio de 1977, por última vez.

El 6 de junio de 1977, el diario “La Opinión” publicó la noticia de un supuesto enfrentamiento en el que murieron cuatro “extremistas” en el límite de Tucumán y Santiago del Estero. A uno de ellos lo identificaba como Ramón Ferreiro, y decía que había participado del atentado a un avión Hércules que llevaba a personal de las Fuerzas Armadas.

En realidad, no hubo tal enfrentamiento, sino cuatro secuestros y asesinatos, como demostró el hallazgo e identificación de los cuerpos de Mitrovich y de Ferreyra, en el cementerio de Tacanas, en noviembre del año pasado. Junto a ellos había restos de otras dos personas. Ahora se sabe que una de ellas es Graciela Bustamante. El “Hippie” Torres Correa sigue desaparecido.

Los cuatro eran muy amigos y militaron en la universidad en agrupaciones cercanas al peronismo. Según figura en el expediente judicial, los cuatro fueron llevados al Centro Clandestino de Detención que funcionó en la Jefatura de Policía y – el 6 de junio de 1977, los llevaron al límite con Santiago del Estero y allí los fusilaron.

El juez federal Daniel Bejas le comunicó a los familiares de la doctora Bustamante que los restos encontrados en una fosa N.N. del pequeño cementerio de Tacanas correspondían a Graciela. Estaban junto a los de Adriana y Horacio. Ahora serán trasladados a Salta, donde serán cremados por decisión de su esposo, Julio Argañaraz, y de su hijo Pablo, que tenía dos años cuando su madre fue secuestrada. Previamente, habrá una misa en la iglesia de San Francisco, de Tucumán.

Comentarios