Informe especial: datos reveladores sobre las denuncias contra Sarita Alperovich

Documentación exclusiva comprueba la no renovación contractual de Irma Galvan en el PAMI. La falta de requisitos de su consultorio. Los vínculos con el radical José Cano.

Medias verdades, calumnias e injurias, difamación y agresión gratuita. Palabras y construcciones sueltas que parecen describir gran parte de lo que acontece en el juego político argentino. La tarea de informar con datos reales y concretos permite diferenciar la noticia basada en recursos probatorios que encuentran un correlato en la realidad de aquello viciado por los tintes de una simple operacion mediática. Dados a la tarea de refrendar el periodismo de investigación recabamos datos, archivos y documentación que por falta de criterio o por exceso de necedad nunca fueron presentadas por los medios que relatan la denuncia de Irma Galván contra Sarita Alperovich.

En un breve raconto del relato establecido desde algunos medios tucumanos sobre este caso puntual encontramos que la denuncia concreta es la siguiente: la odontóloga Irma Galván denunció que en 2011 fue despedida del PAMI “sin causa alguna”. Según ella esgrime esto fue para “darle el cargo a la hija del gobernador, Sara Alperovich”.

Dada la denuncia, un repaso por la documentación obtenida nos pone de cara ante los hechos concretos. Galván ingresó al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP) en el año 2008 para que preste servicios de manera directa. En el acta acuerdo que liga a Galván con la Institución se especificaba que la vigencia del mismo era hasta la implementacion definitiva del Modelo Prestacional Odontológico (MPO), que en su cláusula trigésima especifica que el contrato se podía rescindir sin expresión de causa, notificando esto con una antelación de treinta días.

En el mes de julio de 2011 a nivel nacional se pone en vigencia el MPO y la Unidad de Gestión Local (UGL) de Tucumán decidió dar de baja a veinte odontólogos de la provincia debido a que no cumplían con los requisitos prestacionales. En el caso de Irma Galván, la profesional no se adecuaba a la normativa debido a que:

1 – No poseía habilitación del consultorio odontologico
2 – No poseía inscripción en la Administración Nacional del Seguro de Salud.
3 – No contaba con certificado de residencia.
4 – No poseía equipo de rayos X.
5 – No contaba con certificado de aptitud pisco física, destacándose que se encuentra jubilada por invalidez desde el año 2007.

Basándose en la normativa vigente el día 30 de junio del año 2011 se notifica a Galván mediante carta documento que cesará la relación contractual. Nada de esto fue objetado en su momento por la profesional.

El vínculo con el Senador Radical José Cano

La odontóloga Irma Galván prestó servicios en la Legislatura provincial para el entonces legislador radical José Cano (también odontólogo), durante los meses de Abril a Septiembre del año 2004.

Durante dicho periodo Irma Galván tenía la Categoría 1, es decir la más alta. ©eldiario24.com

Deja tu Comentario:

comentarios: