Lucas Acevedo se convirtió en una “Muralla” en la defensa de San Martín

Noticias en Tucuman

Cinco encuentros oficiales jugó San Martín desde su regreso a la máxima categoría en la temporada 2018/19: dos por la Copa Argentina y los tres restantes por la Superliga. El comienzo dejó dudas, tanto por el rendimiento individual como por la falta de resultados positivos. Pero el panorama comenzó a cambiar poco a poco y el equipo cambió la cara el viernes, en Formosa. Ese día mereció vencer a Boca, aunque sobre el final se quedó con las manos vacías. El “Santo” superó en el juego a un rival que tiene grandes individualidades pero no pudo aprovechar las innumerables situaciones generadas por sus jugadores.

Varios jugadores tuvieron un rendimiento destacado. Entre ellos Lucas Acevedo, el central que se ganó la titularidad y se convirtió en una pieza clave del sistema defensivo a partir de un rendimiento regular y la enorme personalidad que transmite en el campo de juego. “Al trabajo que estamos realizando no se lo debe analizar solamente desde lo individual. En la medida que logremos consolidarnos desde lo colectivo empezarán a llegar los resultados esperados”, señaló el central al ser consultado por LG Deportiva al final de la actividad desarrollada ayer en el complejo “Natalio Mirkin”.

Asistencia perfecta y regularidad

El marcador central de 26 años, que nació en Justiniano Posse (Córdoba, tuvo asistencia perfecta en el arranque de la temporada y mostró regularidad en su juego. Además de ser uno de los pilares de la defensa anotó el gol del empate contra Gimnasia La Plata, que les permitió a los tucumanos rescatar un punto valioso cuando el encuentro finalizaba.

“Hicimos méritos para sumar más puntos de los que conseguimos en el arranque de la Superliga. También nos faltó suerte ante Boca. Es indudable que los resultados no son los que esperábamos. Eso pasa porque todavía no se nos abrió el arco contrario. Pero estamos por el camino correcto. Tenemos que seguir apostando al juego que nos permitió llegar hasta acá”, aseveró.

Uno de los mayores cuestionamientos que se le realizaron a San Martín en el inicio de temporada fue la diferencia de ritmo que mostró respecto a los rivales que enfrentó. Un déficit que comenzó a revertirse en el cotejo jugado en Formosa. “Ante un adversario de la jerarquía de Boca demostramos que le podemos jugar de igual a igual a cualquiera en el fútbol argentino. Aquellos que vieron el partido coincidirán que en el primer tiempo merecíamos ir ganando 3 a 0. Lamentablemente en el fútbol no se gana nada sólo con merecimientos. Ellos fueron efectivos y se llevaron un premio excesivo”, resaltó el futbolista a quien apodan “Muralla”.

En lo individual, Acevedo reconoce que atraviesa su mejor momento desde que llegó al club. “Me siento bien. Cuento con el apoyo de mis compañeros y del cuerpo técnico. Eso me permite jugar con tranquilidad y dejar de lado algunos desbordes emocionales que durante la temporada anterior me costaron más de un dolor de cabeza. Ahora, al fútbol lo tomo desde otra perspectiva”, señaló.

Reflexivo

¿Ese cambio se debió a algo puntual?, fue la consulta de LG Deportiva. “Para nada”, respondió el defensor y agregó: “en un momento se me hizo un clic en la cabeza. Ahora me siento más reflexivo y abierto a recibir consejos de la gente que quiere ayudarme. De esto no está ajena mi familia, que siempre está a mi lado. Pero no puedo conformarme. Tengo que seguir esforzándome para mi beneficio personal y del equipo”, expresó.

Antes del partido contra Boca, le preguntaron a Acevedo qué sensaciones sentía al enfrentar a una de las mejores delanteras del país. “Comenté que iba a ser un lindo desafío y que lo iba a tomar como un parámetro para saber dónde estábamos parados en lo futbolístico. Con el diario del lunes, como se dice, puedo decir que estuve a la altura de las circunstancias. No pasé sobresaltos. No voy a descubrir nada si digo que jugar a este nivel te brinda la posibilidad de potenciar tu juego. Espero seguir progresando y colaborando para que el equipo logré el objetivo prioritario que perseguimos: seguir en la Superliga”, indicó.

El entendimiento que Acevedo logró con Matías Cahais, su socio en la zaga central, es otra de las razones del crecimiento de su juego. “Matías me habla mucho en el día a día. Esto me sirvió para ser un poco más ordenado en el juego y rendirle mejor al equipo”, comentó.

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/783282/deportes/lucas-acevedo-se-convirtio-muralla-defensa-san-martin.html

Comentarios