Ningún cementerio quiere al terrorista de Boston

El dueño de una funeraria de Massachusetts aseguró tener problemas para hallar un cementerio dispuesto a aceptar el cuerpo de Tamerlan Tsarnaev, sospechoso de detonar bombas durante la maratón de Boston y quien murió en un tiroteo con la policía cuatro días después del ataque. Peter Stefan, dueño de una funeraria en Worcester, Massachusetts, dijo que acudiría a las autoridades por ayuda si no puede hallar pronto un lugar de descanso para Tsarnaev. “Todo el mundo merece una sepultura. No importa de quien se trate”, dijo Stefan el viernes. “Yo no puedo elegir”, agregó.

Tamerlan y su hermano, Dzhokhar Tsarnaev, son responsables de ubicar y detonar dos bombas en ollas a presión cerca de la meta de la maratón de Boston el 15 de abril, matando a tres personas y dejando a otras 264 heridas. Diez personas perdieron alguna extremidad. El atentado fue el peor ataque en suelo estadounidense desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El dueño de la funeraria dio los detalles de su certificado de defunción del checheno de 26 años. El documento menciona las “heridas de bala en el tronco y extremidades” y señala la hora de su muerte, la 1.35 de la madrugada del 19 de abril, cuatro días después de las mortíferas explosiones, indicó Stefan. Tsarnaev murió tras una balacera con la policía que habían realizado una cacería humana por él y su hermano, ambos de la etnia chechena y originarios de Rusia.

Los hermanos chechenos llegaron a Estados Unidos hace una década. La policía dijo que a Tamerlan se le acabaron las balas antes de que su hermano menor lo atropellara y arrastrara su cuerpo debajo del vehículo mientras huía del lugar.

Stefan afirmó que había enfrentado críticas por su decisión de aceptar el cadáver de Tsarnaev, y estaba preparado para protestas afuera de su negocio, Graham, Putnam and Mahoney Funeral Parlors. La esposa de Tamerlan, Katherine Russell, rehusó retirar el cuerpo de Tsarnaev desde la oficina del forense de Massachusetts, lo que permitió a sus familiares sacar los restos y preparar su funeral. Su cuerpo, entregado el jueves, fue llevado inicialmente a otra funeraria.

Stefan dijo que la familia de Tsarnaev se puso en contacto con él porque ha realizado otros funerales musulmanes y es conocido en la comunidad. El rehusó identificar a los funcionarios de los cementerios con los que ha hablado hasta el momento, diciendo que espera que cambien su parecer.

Sin visa. En tanto, uno de los tres estudiantes universitarios arrestados el miércoles último en el caso de las explosiones de Boston recibió la autorización de regresar de Kazajstán a Estados Unidos en enero, pese a no tener una visa de estudiante válida, dijo un funcionario federal. Los autoridades acusaron al estudiante, Azamat Tazhayakov —un amigo y compañero de clase de uno de los hombres acusados de provocar las explosiones mortíferas— de ayudar después de los atentados a deshacerse de una laptop y una mochila del dormitorio del sospechoso, antes de que fuera registrado por el FBI. El gobierno admitió que la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos no sabía que el estudiante ya no estaba matriculado en la universidad cuando regresó al país.

La revelación es otro indicio de las posibles fallas del gobierno federal en los meses que precedieron a las explosiones de Boston. El gobierno dijo a principios de semana que anunciará una revisión general sobre la manera en que las agencias de inteligencia en Estados Unidos comparten información reservada y si la autoridad hubiera podido impedir los atentados.

Deja tu Comentario:

comentarios: