Pidió un masaje en sus vacaciones pero no acabó feliz

Noticias en Tucuman

Una pareja oriunda de Paringa, en el sur de Australia, estaba de vacaciones en Bali cuando decidieron darse un masaje “go jek”, un servicio donde el masajista te visita en la habitación ya que estaban demasiado cansados para salir.

Candise Raison fue la primera “mimada” y cuando le tocó el turno a su marido Matthew, el masajista le preguntó si quería que le “saque el dragón rojo”. Pensando que el masajista tal vez quería “probar algo de oración”, la mujer dijo: “No sé lo que dices, pero mi esposo intentará cualquier cosa, ¡adelante!”.

En ese momento, el masajista comenzó a tallar el cuerpo de su esposo con una moneda, diciéndoles que para mañana será un “dragón rojo”. Este tipo de tratamiento se llama gua sha y está diseñado para liberar impurezas del tejido muscular.

Al día siguiente, la espalda del Sr. Raison fue fotografiada con enormes marcas rojas que iban desde la parte superior de su cuello hasta el coxis. Sin embargo, el hombre aparece sonriente. “Es justo decir que todos estábamos llorando de risa”, dijo.

Pese al extraño masaje, dijo que el tratamiento funcionó de maravilla: “Desde entonces mi esposo no se ha quejado de un dolor de espalda”.

Fuente: https://www.cronica.com.ar/cosa-de-locos/Pidio-un-masaje-en-sus-vacaciones-pero-no-acabo-feliz-20181005-0021.html

Comentarios