Plaza Independencia | Una propuesta más amplia e inclusiva

reforma plaza independencia
MAS ESPACIO PARA OBSERVAR LA ESTATUA DE LA LIBERTAD..

Ya es el turno de la plaza Independencia y el cambio llegará con una propuesta que pretende convertirla en un lugar de expresión cívica y no de esparcimiento. Es decir: se ensancharán tanto las caminerías internas como las veredas vecinas que la rodean, tendrá más iluminación como las otras plazas, pero no se instalarán juegos ni pistas de salud. La Municipalidad capitalina confirmó que el proyecto de jerarquización de nuestro principal paseo público y de su entorno, que busca darle prioridad al peatón, está a la espera de la “no objeción” del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para desembolsar el presupuesto de $ 100 millones que insumirá la obra. Si recibe el “okey” del organismo internacional, los trabajos comenzarían en unos cuatro meses y se calcula que se ejecutarían en un año.

El presente proyecto, que se viene elaborando desde 2005 y que se quería concretar para el Bicentenario, tiene como objetivo completar el corredor denominado “Paseo de la Independencia”, que tuvo como fundamento la revalorización del entorno del Museo Casa Histórica de la Independencia y que lo vincula con la iglesia Catedral, la mencionada plaza, la basílica de La Merced y las cuatro cuadras que rodean la plaza, correspondientes a las calles 24 de Septiembre, San Martín, Laprida y 25 de Mayo.

La intervención -detalló Luis Lobo Chaklián, subsecretario de Planificación Urbana municipal- pretende incorporar nuevos y mejores espacios públicos, acordes con la función y jerarquía del sector, favorecer la circulación peatonal, optimizar la calidad paisajística y ambiental de la ciudad y del centro histórico en particular, como así también transferir a la comunidad y al turista nuestro patrimonio cultural.

La obra propuesta consiste en la ampliación del ancho de las caminerías existentes, la unificación del solado (pisos de 64 panes) integrando su diseño al resto del Paseo de la Independencia (mantendrá los colores amarillo y gris); y la incorporación de árboles, bancos (los de madera), luminarias led y demás mobiliario urbano.

El arbolado existente, afirmó Lobo Chaklián, no se toca; mientras que la fuente será remodelada con tecnología más moderna. El área del mástil también será cambiada (le darán más espacio para eventos sociales y cívicos).

“La plaza nunca tuvo un orden arquitectónico. Hubo un montón de intervenciones que la dejaron con diferentes desniveles y pisos, por ejemplo, y sin demasiadas comodidades o circulaciones poco claras. El eje norte/sur no está jerarquizado. Ni tampoco hay zonas de observación de los lugares de interés que tiene la plaza, como la estatua de la Libertad. Desde ningún lado se la puede apreciar correctamente. Todo eso vamos a cambiar. Trabajamos un proyecto de ordenamiento. En este momento el intendente Germán Alfaro está haciendo las gestiones ante el BID”, comenta el funcionario municipal.

Sobre el ensanchamiento de las veredas de enfrente, informa que se sacará uno de los cuatro carriles que rodean la plaza y asegura que eso no afectará el tránsito: “actualmente la circulación vehicular es generosa. Y esto le dará más seguridad al peatón, que podrá cruzar más rápido en esas esquinas donde no siempre los automovilistas lo esperan”. Actualmente las veredas del entorno de la plaza Independencia varían entre los 3,50 a 4 metros de ancho. Cuando se ejecute el proyecto pasarán a medir de 6.50 a 7 metros, confirma el funcionario. “No tenemos problemas con esos vecinos: de hecho son ellos los que nos piden que ensanchemos las aceras”, agrega.

Dos impulsos truncados

El lunes 8 de octubre de 2007 LA GACETA titulaba “Ensancharán las veredas del entorno de la plaza”. Se trataba del anuncio del mismo proyecto. Por ese entonces los funcionarios municipales calculaban que a mediados de 2008 se ejecutaría la obra, que finalmente se truncó. Esto sucedió bajo la intendencia de Domingo Amaya.

En 2009 se impulsó nuevamente el proyecto. En otra nota periodística de nuestro diario (“El peatón tendrá prioridad en la zona de la plaza Independencia”), del 19 de mayo, según los cálculos oficiales, se llamaría a licitación en unos 20 días. Otra vez, no llegó a tal fin y Lobo Chaklián confesó en la última entrevista con el diario que querían tenerla lista (a la plaza) para el Bicentenario de la Independencia, pero “razones de índole política” impidieron concretar ese objetivo.

Carlos Páez de la Torre (h) escribió en su columna De Memoria, titulada “Un paseo que perduró un siglo”, que la plaza Independencia comenzó a ser frecuentada hacia 1860, cuando el gobernador Marcos Paz la convirtió en un verdadero paseo. “Delineó sus avenidas, plantó naranjos, puso bancos y otras novedades. La sacó así de su situación colonial de mero espacio abierto, donde hasta pastaban animales. Esos ya no pudieron ingresar, porque se la rodeó de una cadena amarrada a gruesos postes”.

> Detalle histórico: rodeada de cadenas
Carlos Páez de la Torre (h) escribió en su columna De Memoria, titulada “Un paseo que perduró un siglo”, que la plaza Independencia comenzó a ser frecuentada hacia 1860, cuando el gobernador Marcos Paz la convirtió en un verdadero paseo. “Delineó sus avenidas, plantó naranjos, puso bancos y otras novedades. La sacó así de su situación colonial de mero espacio abierto, donde hasta pastaban animales. Esos ya no pudieron ingresar, porque se la rodeó de una cadena amarrada a gruesos postes”.

> Últimas refacciones

– 2016: se hizo “una lavada de cara” con vistas al Bicentenario. Repararon caminería, pulieron los pisos y otros detalles estéticos.

– 2008: colocaron 70 carteles de señalización turística.

– 2004: renovaron la iluminación.

– 2002: fue restaurada la estatua de “La Libertad”, de Lola Mora.

– 1997: ensancharon las veredas de la plaza (ganó 500 metros cuadrados).

Deja tu Comentario:

comentarios: