Noticias en Tucuman

Los padres de Vicent Lambert, quien se encuentra tetrapléjico en estado vegetativo desde hace más de una década, finalmente comunicaron su decisión de abandonar la batalla legal que tienen con su nuera y seis de sus hijos, que quieren una muerte “digna” para el enfermero.
Lambert, de 42 años, sufrió un traumatismo craneoencefálico que lo dejó tetrapléjico y absolutamente dependiente, como consecuencia de un siniestro vial en 2008. En 2011, los médicos descartaron toda posibilidad de mejora y en 2014 su estado fue calificado de su actual estado.
“Su muerte es inevitable. Le ha sido impuesta tanto a él como a nosotros. Aunque no la aceptamos, solo podemos resignarnos”, afirmaron en un comunicado Vicent y Pierre Lambert y dos de sus hermanos, todos católicos tradicionalistas y los únicos de esta extensa familia que rechazaban la posibilidad de una muerte digna.  

Una de las últimas fotos de Vicent Lambert junto a su familia.

El anuncio lo realizaron este lunes, a una semana de que el doctor Vincent Sánchez, a cargo de los cuidados de Lambert en el hospital de la localidad francesa de Reims, decidió una vez más frenar los tratamientos que lo mantienen con vida. 
El proceso para retirarle la alimentación e hidratación artificiales y someterlo a una sedación profunda se inició después de que el Tribunal Supremo reabriera la vía para detener su tratamiento.
“No podemos hacer más que rezar y acompañar a nuestro querido Vincent con dignidad y recogimiento”, informaron en su nota, publicada en la página web de un comité de apoyo a su hijo que ya ha recogido más de 139.000 firmas.
En Francia no está legalizada la eutanasia, pero la posibilidad de detener los cuidados de una persona en estado irrecuperable está prevista por la Ley Leonetti, en nombre del diputado que la elaborada de 2005.
Esta normativa establece que los cuidados médicos “no deben prolongarse con una obstinación irrazonable” y que, en el momento en que parezcan “inútiles, desproporcionados o sin otro efecto que el mantenimiento artificial de la vida, pueden suspenderse o no emprenderse”.
La normativa fue actualizada en 2016 para incluir en este proceso de fin de vida una “sedación profunda y continuada” para que el paciente no sufra hasta que se produzca su deceso.

Fuente: https://www.cronica.com.ar/mundo/Se-rindieron-y-perdieron-la-batalla-para-mantener-vivo-a-su-hijo-20190708-0026.html

Comentarios