Terremoto de magnitud 7,8 en la zona costera de Ecuador deja al menos 413 muertos

Al menos 413 personas murieron víctimas de un fuerte terremoto de magnitud 7,8 registrado el sábado en la provincia de Manabí, en el noroeste de Ecuador, según reportó la Fiscalía General de la República.
Las autoridades han comentado en varias ocasiones que temen que el balance va a seguir aumentando con el paso de las horas.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) el sismo tuvo una magnitud de 7,8 y se registró a las 18:58 hora local del sábado (23:58 GMT).
El dato fue corroborado por el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador.
El presidente Rafael Correa interrumpió un viaje a Europa y ya de regreso en su país señaló que esta es “la mayor tragedia de los últimos 67 años”, desde el terremoto de Ambato del 5 de agosto de 1949.
Y según el Instituto Geofísico, más de 239 réplicas, algunas con magnitu por encima de 6 en la escala de Richter se han producido desde el sábado.

El epicentro del temblor se situó entre las localidades de Cojimíes y Pedernales, en la zona norte de la provincia de Manabí, donde están las comunidades más afectadas.
Manta y Portoviejo también sufrieron severos daños.
Pero el gobierno ecuatoriano decretó estado de excepción en todo el país.

Según el vicepresidente Jorge Glas, la decisión se adoptó para garantizar el orden, de modo que se pueda movilizar la fuerza pública para la seguridad de los ciudadanos y los bienes.
Las autoridades también declararon en situación de emergencia a las provincias de Santa Elena, Manabí, Esmeraldas, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos.
El presidente Correa declaró que Ecuador no necesita alimentos para hacer frente a la situación, pero si “algo de respaldo en equipos de rescate”.

“Todo se puede reconstruir, pero no se puede reconstruir las vidas perdidas y eso es lo que más nos duele”, dijo el mandatario, en un mensaje en el que dijo que unos US$600 millones estaban disponibles para reparar la infraestructura.
Correa aterrizó este domingo directamente en Manta, y recorrió las zonas afectadas.

Más de 10.000 soldados y unos 4.600 policías fueron desplegados para asistir en las labores de rescate y garantizar el orden, luego de que se reportaran incidentes en algunas localidades afectadas.
Miembros de la Cruz Roja de Colombia y México llegaron para colaborar con las labores de rescate y asistencia en las zonas afectadas por el terremoto.
La Cruz Roja ecuatoriana informó en un comunicado del envío de un grupo de 45 personas de la Cruz Roja Colombiana, expertos en búsqueda y rescate, a la ciudad costera de Manta, en la provincia de Manabí la más afectada por el sismo.
Otro grupo, de 25 especialistas en apoyo psicosocial y telecomunicaciones de la entidad colombiana, se desplazará a la zona de Pedernales, también en Manabí.
Además, 39 especialistas en búsqueda y rescate en estructuras colapsadas y en telecomunicaciones de la Cruz Roja Mexicana arribarán el lunes a Manta.

La ciudad costera de Pedernales, en provincia de Manabí, es una de las poblaciones que más sufrió la furia del sismo.
“No es el colapso de una casa, sino el colapso de un pueblo entero”, declaró el alcalde de Pedernales, Gabriel Alcívar, a la televisora Teleamazonas.

El aeropuerto José Joaquín de Olmedo, de Guayaquil, fue cerrado.
El periodista ecuatoriano Paúl Mena informó a BBC Mundo que muchos ecuatorianos permanecen atentos a las informaciones sobre el terremoto que salen en medios de comunicación y redes sociales.
“Las autoridades insisten en pedir a los ciudadanos que atiendan la información oficial y eviten especulaciones”, señaló Mena.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/04/160416_ecuador_terremoto_magnitud_colombia_peru_bm

Deja tu Comentario:

comentarios: