Una bala rozó a una maestra cuando llegaba al jardín de infantes

Noticias en Tucuman

Desde hace dos años los vecinos del jardín de infantes Almafuerte de El Palomar viven en medio de una lluvia de balas. Lo denunciaron, les prometieron soluciones, pero los proyectiles siguen apareciendo y ellos aseguran que salen del Polígono de Tiro del club Sitas, ubicado justo enfrente. Este jueves, una maestra que llegaba a tomar su turno al mediodía, podría haberse convertido en la primera víctima fatal.

Faltaban minutos para las 13 y la docente estaba llegando a la escuela. Fue entonces cuando sintió un “silbido” a la altura de las piernas. Era una bala. “Le pasó a menos de 20 centímetros de la pierna“, sostuvo Karina, una vecina.

No hay forma de que los proyectiles vengan de otro lugar“, aseguró. Las pruebas de los impactos están en sus paredes, en sus ventanas, en la vereda. Hasta en las manos llevan la preocupante colección de esquirlas de balas de plomo que fueron acumulando durante todo este tiempo.

Los fines de semana es un infierno“, dijo la vecina y enfatizó: “Disparan como locos“. Ella misma tiene todavía en su casa un vidrio roto por ese motivo. Aunque hace un año las autoridades del club se comprometieron a techar el predio, todavía los vecinos están esperando que lo hagan. Mientras, siguen esquivando la tragedia. (tn.com.ar)

Comentarios