Una mujer trans fue la víctima del aberrante crimen de Villa Alem

Noticias en Tucuman

Un macabro hallazgo se produjo esta semana en una casa deshabitada de Villa Alem, donde un vecino vio un cuerpo dentro de una bolsa. Luego se confirmó que se trataba del cadáver de una persona, seccionado en dos partes.

Aunque los forenses aún no identificaron los restos, el hecho tendría conexiones con la desaparición de una joven trans, ocurrida hace dos semanas.

“Por el momento nadie se presentó a reconocer los restos, pero se trata de una mujer trans”, confió un investigador respecto al cuerpo desmembrado que fue hallado el lunes pasado en el fondo de una vivienda de 9 de Julio al 1.500.

Sobre la posible vinculación entre esos hechos, la fuente policial sostuvo que “la edad coincide y creemos que puede tratarse de la misma persona”.

La fuente agregó que el trabajo de los forenses será fundamental para avanzar en el caso. “Los restos estaban en avanzado estado de descomposición y eso va a dificultar que sean identificados a partir de alguna seña particular”, explicó.

De acuerdo a las estimaciones de los expertos de Criminalística, el crimen se habría registrado unas dos semanas antes.

Por el momento no hay datos sobre el presunto homicida, aunque la pista que se sigue surge de una denuncia realizada en la comisaría 2ª.

Una chica trans se presentó en esa sede policial para informar que una amiga de la misma comunidad estaba desaparecida desde hacía varios días.

La denunciante, Agostina, de 22 años, agregó que ella y su amiga, Cinthia Moreyra, de 25 años, ejercían la prostitución en la esquina de Crisóstomo Álvarez y Moreno. Ahora, los investigadores intentan conectar ambos hechos.

Allegados al grupo de mujeres trans que recorre esa esquina, contó que hace tres semanas ambas jóvenes protagonizaron un escándalo en la entrada de un bar ubicado en inmediaciones de avenida Sáenz Peña y Crisóstomo Álvarez.

Rolando Singh, propietario del local, confirmó esa versión. “Vinieron en la madrugada y alegando que les habían negado el ingreso, arrojaron piedras y quisieron atacar a un policía. Luego se retiraron; estaban descontroladas”, refirió.

“No es la única versión que tienen las chicas, que no quieren hablar porque tienen miedo. También hay un rumor de que se fue con un cliente y ya no regresó”, dijo Singh. (lagaceta.com.ar)

 

 

 

 

 

Deja tu Comentario:

comentarios: