“Varela respondía con monosílabos, casi no hablaba” comentó el dueño de la quinta

Noticias en Tucuman

El asesinato de la niña de 11 años Camila Borda todavía mantiene a la ciudad de Junín en estado de shock. La chica fue abusada sexualmente y ahorcada y su cuerpo apareció dentro de una casa en una quinta vecina de un barrio en Junín. El principal sospechoso del femicidio es el casero de ese hogar, Carlos Varela.

Asimismo, el dueño de la quinta donde apareció la niña sin vida habló por primera vez desde el crimen. Aseguró que el casero es un hombre extremadamente introvertido y que hasta el momento no había tenido ningún tipo de comportamiento extraño.

“Era un parquero, no era un casero. Vino recomendado por varias personas para hacer el trabajo”, afirmó Martín Pagella.

“Trabajaba todo el día en la quinta. Era un hombre callado. Solo sabemos que era evangelista. Estamos conmovidos, como todos los demás. Mi mamá estuvo a solas con él muchísimas veces”, agregó.

Varela había sido contratado hace unos meses por la familia Pagella para que se encargara del mantenimiento del parque de la quinta.

Los vecinos relataron que durante sus largos períodos al aire libre dentro de ese domicilio ubicado en la calle Arias al 1559, Varela siempre trataba de relacionarse con los chicos del barrio Ricardo Rojas.

Incluso, una vecina llamada Romina indicó que días antes del asesinato de Camila, el parquero intentó meter en la quinta a su hija Lola, de tres años. “Mi hija vino y me dijo ‘El hombre de enfrente me llama, mamá'”.

Sin embargo, dentro del hogar de la familia Pagella nunca hubo sospechas ni conflictos en el vínculo con su empleado.

“Lo vi por última vez el jueves, que le llevé nafta para que trabaje. Me respondía con monosílabos, casi no hablaba”, advirtió el dueño de la quinta. Y añadió: “Quise ir a la quinta y no me dejaron entrar. Mi mamá está en estado de shock”.

A lo largo de todo el lunes, diversos vecinos del barrio Ricardo Rojas se acercaron a los móviles de televisión para relatar cómo es la vida del lugar y cuál era su vínculo con los dueños de la ya famosa quinta.

De tal manera, muchos habitantes de la zona advirtieron que la relación con la dueña de la casa era bastante tensa. “Ella siempre se quejaba de los ruidos, de que teníamos los animales sueltos y no sé qué otra cosa más. Bueno, ahora ella tiene un asesino suelto dentro de la casa, que responda ante eso”, afirmó Adrián ante varios medios.

Incluso, la ira de los vecinos llegó a tal punto que, a los pocos minutos de que fuera hallado el cuerpo de Camila Borda, varios ciudadanos lograron meterse en la quinta y empezaron a destrozar la vegetación del lugar y partes de la casa.

El fiscal de la causa, Sergio Terrón, aseguró que, de acuerdo con la gravedad del hecho, a Varela podrá caerle una pena de reclusión perpetua. De hecho, esa sanción es la que se buscará desde un principio por parte de la fiscalía.

Hasta el momento, el parquero fue imputado por el delito de “homicidio doblemente agravado por ensañamiento, alevosía y criminis causa”. El acusado será indagado hoy por el fiscal Terrón. Dispondrá de la asistencia de un defensor oficial.

Deja tu Comentario:

comentarios: