Noticias en Tucuman

Arranca, quizás, una de las semanas más trascendentales desde que San Martín arrancó su derrotero en la Superliga. En medio de un clima que no es ideal producto de bajos rendimientos, pobres resultados y un promedio tan flaco que tira la moral por el suelo, en el horizonte cercano aparece Racing, el contundente líder, y además invicto, que tiene el torneo de Primera.

El duelo del domingo, a las 20, en La Ciudadela, puede marcar un antes y un después en la vida de este San Martín. En caso de ganar, puede servir como estimulante para los últimos juegos del año y una manera de volver a creer en las condiciones que lo depositaron en la categoría de elite de nuestro fútbol. Como contrapartida, una derrota en casa puede transformarse en un mazazo devastador para el “Santo”, un golpe de puño en medio del mentón que lo puede dejar groggy.

“Es hermoso. Viene el puntero, tenemos dos semanas para trabajar, para conocernos. Más no le podemos pedir a la vida. Tenemos la posibilidad de trabajar, de ponernos bien, de estar a tono con la situación, de ponernos como nosotros queremos. Vamos a enfrentar al líder en nuestra casa: es ideal para revertir la situación”, fue el mensaje que brindó Gastón Coyette ni bien finalizó el duelo contra Aldosivi en “La Feliz”.

Pero teniendo en cuenta que todavía quedan ocho juegos antes del receso por las fiestas, en Bolívar y Pellegrini comenzó a rondar algunas preguntas que no se pueden pasar por alto. ¿Es conveniente que justo en esta situación aparezca el líder? ¿No sería mejor tratar de levantar cabeza con un rival del menor valía?

Lo cierto es que no se puede modificar el destino, y pese a quien le pese a San Martín no le queda otra que poner el pecho y tratar de dar el salto de calidad frente a una “Academia” con números que asustan.

Los dirigidos por Eduardo Coudet llevan disputadas ocho fechas. En su debut igualaron en nuestra provincia contra Atlético, luego encadenaron seis victorias (Vélez, Patronato, Rosario Central, Lanús, Unión y Argentinos Juniors) y en la última jornada igualaron con Boca. Convirtió 15 tantos (es el equipo más goleador del torneo) y sólo recibió cuatro, uno más que River y Huracán, las vallas menos vencidas.

“Todos los rivales de este torneo son difíciles, por eso debemos mejorar, independientemente, de cuál sea el rival que tengamos enfrente”, avisa Álvaro Fernández, uno de los jugadores más experimentados del plantel. “Tenemos que mejorar en el juego y apuntar a bajar a Racing. El primer triunfo es clave para afrontar el resto del torneo”, agrega.

La mirada del “charrúa” es casi el pensamiento general dentro del plantel. Poco importa que Racing parezca imposible; San Martín debe encontrar su mejor nivel, generar situaciones, convertirlas y transformar La Ciudadela en un fuerte inexpugnable. “Debemos encontrar el juego que nos depositó en la Superliga. En la medida que generemos juego, van a comenzar a llegar los goles. Tenemos que ganarle a Racing. Ese puede ser el puntapié para dar el despegue”, explica Franco Costa.

“Si le ganamos a Racing, podemos dar vuelta esta situación”, remata Rodrigo Moreira.

De las 24 unidades que quedan en juego, el “Santo” necesita sumar 12 como mínimo para terminar el año con un puntaje que le permita soñar con la salvación. Pero claro, derrotar al equipo sensación del torneo puede significar mucho más que tres puntos; puede ser el combustible para lograr el objetivo en esta parte del torneo.

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/786647/deportes/vencer-racing-puede-ser-enorme-envion-animico-para-san-martin.html

Comentarios