Yedlin: “Con el Hospital del Este damos un paso de aquí a 20 años”

El ministro de Salud, Pablo Yedlin, en una entrevista concedida a la Secretaría de Prensa se explayó sobre el estado actual del sistema de salud en la provincia.

Yedlin afirmó, entre otras cosas, que hoy en Tucumán “el estándar, el piso de la salud lo pone el sector público”.

-¿Cuál es el estado del sistema de salud en Tucumán?

-El sistema de salud se ha venido fortaleciendo en forma muy importante durante la gestión de José Alperovich. Hay que tener en cuenta que el sistema de salud de Tucumán es muy extenso. Tiene 300 Centros de Atención Primaria; 30 hospitales de segundo nivel en el interior; y los hospitales grandes de San Miguel de Tucumán y de Concepción, a los que ahora se suma el Hospital del Este, que integran un tercer nivel de complejidad.

-¿En qué se expresa ese fortalecimiento?

-Hay números con respecto a esto que son muy elocuentes. Cuando empezamos la gestión, en 2003, el sistema tenía en la provincia 6000 empleados y además había otros 2000 que no pertenecían al sistema pero apoyaban o aportaban a éste. Esto hacía un total de 8 mil personas trabajando en salud. Hoy somos 15 mil, muchos de éstos tienen doble carga horaria lo que hace que en los hechos sean 17 mil personas.

-Casi tres veces el número inicial…

Sí. Y si uno lo ve, específicamente,por áreas: los médicos y los bioquímicos se duplicaron, los psicólogos se triplicaron. La importancia de esto se entiende cuando uno aborda un tema relacionado con la salud mental como son las adicciones. Si uno pretende que los jóvenes o niños con estas problemáticas sean abordados o tratados es fundamental que haya psicólogos. Cuando uno habla de la salud bucal, de las caries, de la pérdida de piezas dentarias para dar respuesta a estas cuestiones es necesario que haya odontólogos. Lo mismo es aplicable en cada una de las áreas de salud.

-¿Y en enfermería?

-En enfermería se triplicó. La Organización Mundial de la Salud dice que debe haber tres enfermeras por cada médico. Tucumán tenía al comienzo de este gobierno tres médicos por cada enfermera. Había un déficit tremendo en enfermería. Ahora tenemos 1.2 enfermeras por médico.

-Se ha empezado a invertir la relación…

-Sí,ya tenemos más enfermeras que médicos. Todavía nos falta, pero seguimos avanzando.En el Hospital del Este se están incorporando 200 enfermeras. La enfermaría es un gran problema en el país. Por suerte Tucumán tiene una fuerte producción en este terreno a través de la Facultad de Medicina y de la Escuela de Enfermería.

-Hubo entonces inversión en recursos humanos…

-Claro, pero a la par de los recursos humanos, también hubo una fuerte inversión en infraestructura. Cuando empezamos el sistema de salud tenía una infraestructura atrasada y en muy mal estado,fuera de norma para los estándares actuales de salud. Hubo que hacer todo de nuevo. Quizás las obras más significativas en este aspecto son las de los grandes hospitales que prácticamente fueron rehechos.

-¿Por ejemplo?

-Por ejemplo, en el Hospital de Niños las dos torres de emergencias. En una está la guardia, los quirófanos, la terapia intensiva;y en la otra,el consultorio externo, el hospital de día,la parte administrativa. Ambas son absolutamente nuevas. Pero además el viejo hospital está hecho de nuevo; los pisos de nuevo, los sanitarios de nuevo. Incluso, hoy, se está terminando lo que faltaba, que son la planta baja y el subsuelo.

-Entiendo que en la Maternidad también se realizaron obras…

-En La Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes sus seis pisos están hechos todos de nuevo y se ha construido una torre adicional donde está la sala de parto y recuperación de una maternidad donde las mujeres acostumbraban a tener sus hijos todas juntas en salas comunes se pasó hoy a una donde tienen habitaciones privadas con baño privado.

-¿Cómo la valoraría en relación al resto del país?

-Neonatología como la del hospital Nuestra Señora de las Mercedes no tiene el país. Es la más linda del país y la más grande.Seguramente se trata de una de las mejores y con excelentes resultados sanitarios. También el Hospital Padilla tiene guardia nueva, terapia intensiva nueva, y se inauguró un centro para trasplante renal. Ahora se está haciendo trasplante renal a gente sin cobertura.

-¿Y en lo que se refiere a los Centros de Atención Primaria?

-También a los centros de atención hubo que hacerlos de nuevo porque las salas de espera no eran cómodas, no estaban climatizadas, no había baños para discapacitados, los consultorios no tenían doble circulación, faltaban médicos, no había odontología, etcétera. Hubo una importantísima inversión en infraestructura y también en equipamiento.

-¿Qué tipo de equipamiento?

-Tecnología de punta: tomógrafos, angiógrafos, respiradores, un resonador magnético, monitores.Altísima tecnología puesta al servicio de la población sin recursos en los hospitales públicos. Hoy en Tucumán el estándar el piso de la salud lo pone el sector público. En otro momento el sector público estaba muy por debajo del sector privado. Hoy competimos con el sector privado y en muchos aspectos lo superamos. Entendemos que el deber del Estado es atender básicamente a la gente sin cobertura social y también brindarcalidad.

-¿Qué falta?

– Falta mucho. Si bien es cierto que con el Hospital de Este, y con las obras que están en curso estamos dando, en lo que se refiere a infraestructura y tecnología, un paso en salud de aquí a veinte años, tenemos que hacer un gran esfuerzo en lo referido a la calidad de la atención.

-¿De qué forma?

-Mejorando la calidad de la prestación que damos, tanto la calidad médica como calidad percibida por el usuario es un debe en la tarea. Estamos trabajando en eso capacitando nuestro personal, mejorando su capacidad de respuestas y controlándolo también. Esto tiene que venir de la mano de seguir mejorando los indicadores sociales.

-¿Cuándo se abre?

-Estamos a un mes y pico de concretar lo que es un sueño para los tucumanos resultado del enorme trabajo de gestión del gobernador Alperovich en una época tan dura en el mundo.No hay que olvidar que Europa está recortando derechos de salud. Estodo un símbolo.

-Y un gran desafío…

-Un desafío enorme, ya que significa un gran movimiento administrativo y sanitario. El desafío es también que se convierta en un ejemplo de lo que queremos que sean los hospitales: modernos, informatizados, sin papel, donde los turnos se puedan tomar fácilmente, sin colas de espera.

Fuente: Prensa y Difusión

Deja tu Comentario:

comentarios: